Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Quién es el verdadero asesino que amenaza con guerra?

22 de diciembre de 2016
Los Presidentes Obama y Putin se reunieron en privado en las márgenes de la cumbre del G20 en Hangzhou, China, el 5 de septiembre de 2016. [Foto: en.kremlin.ru]

21 de diciembre de 2017 — Un informe inquietante que publicó en la noche la cadena NBC News, sostiene que el Presidente saliente Barack Obama utilizó el "teléfono rojo" a principios de octubre, para amenazar directamente con un ataque militar a Rusia por el supuesto hackeo de los email y supuestos intentos de influir en las elecciones de Estados Unidos. Luego de su entrevista del 15 de diciembre con NPR, donde dijo que se reserva el derecho de "atacar en el momento y lugar de nuestra elección", lo que siguió fue el asesinato de un diplomático muy importante en el esfuerzo de Rusia con Turquía para terminar la guerra civil en Siria. Obama ahora de vacaciones, ha mantenido un silencio sepulcral en torno al asesinato del embajador ruso en Ankara. Este el más flagrante de todos los intentos de Obama, en todos estos años, de amenazar a Rusia y a China; y el más peligroso. Hubo un intento de golpe en Turquía en julio en el que estuvieron involucrados, cuando menos, parientes cercanos y ex colegas del asesino. Y según las evaluaciones tanto de Rusia como de Turquía, también estuvo involucrada la OTAN.

La intención de los asesinos es la dividir a Rusia y a Turquía en su acuerdo marco sobre Siria. Pero el intento fracasó.

Las naciones transatlánticas más prominentes y sus aliadas del Golfo Pérsico, todas las cuales enfrentan un estancamiento económico y la amenaza de otro derrumbe financiero, están grotescamente equivocadas con respecto a China, India y Rusia, y el nuevo paradigma económico de rápido progreso económico y científico a su alrededor.

Así que un pomposo príncipe jordano, ahora Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (de una Comisión de Derechos Humanos que preside nada menos que Arabia Saudita), ha demandado que el Presidente Rodrigo Duterte de Filipinas sea juzgado por asesinato debido a su guerra a las drogas.

Es Obama cuyos asesinatos exigen eso. Por años, Obama personalmente ha seleccionado a varios miles de personas para ser asesinadas con drones, como unas 200 personas en un solo ataque en Somalia en agosto pasado. Su invasión a Libia, las armas que entregó a Arabia Saudita para su guerra en Yemen, las armas que entregó a los yihadistas y terroristas en Siria, han cobrado las vidas de decenas de miles, entre ellos un jefe de Estado y un embajador de Estados Unidos.

La política sobre drogas de Obama en Estados Unidos ha sido, cuando menos por inacción y por la legalización, terriblemente letal, con el resultado de que se ha triplicado la muerte de estadounidenses por sobredosis de narcóticos, para superar los 50,000 al año, en unos cuantos años de su presidencia.

Ahora estas últimas acciones, amenazando a Rusia y a China directamente, presagian asesinatos en masa.

Obama, como lo planteó Lyndon LaRouche el 15 de diciembre cuando el Presidente amenazó con "acciones" y de nuevo hoy, "ha sido un asesino como Presidente. Hillary Clinton estuvo de acuerdo en eso, esa es la realidad. También los británicos. Y es la OTAN. Ellos van a matar a todos los que puedan, para salirse con la suya. Y para detenerlos, como dice ahora el Presidente Putin, van a tener que hacerlos pagar".

Y todas estas matanzas solo tienen la intención de detener un nuevo paradigma económico, conocido inicialmente como el "programa del BRICS", el cual busca abarcar los continentes con nuevos corredores de transporte, energía, comunicaciones y nuevas ciudades; para retornar a las fronteras científicas de la exploración espacial y las tecnologías de fusión termonuclear que Estados Unidos han abandonado.

Se tiene que dirigir al nuevo gobierno no a amenazar para destruir, sino a unirse a este nuevo paradigma. Esto requiere un esfuerzo internacional y una movilización del pueblo estadounidense.