Silencio de Obama sobre el asesinato en Ankara; Trump se pronuncia

22 de diciembre de 2016

21 de diciembre de 2016 — El Presidente electo Donald Trump, a diferencia del Presidente Obama, dio varias respuestas contundentes al asesinato del diplomático ruso Sergei Karlov y al ataque terrorista asesino que ocurrió el lunes en Berlín. Por Twitter, Trump dijo, "Hoy hubo ataques terroristas en Turquía, Suiza y Alemania - y solo se pone peor. !El mundo civilizado debe cambiar su forma de pensar!"

Luego le dio al diario alemán Die Welt una segunda declaración: "Lo que sucedió en Berlín fue un terrible ataque terrorista. Fueron asesinados ciudadanos inocentes en la calle cuando estaban a punto de celebrar las fiestas de Navidad. El Estado Islámico y otros terroristas islámicos masacran cristianos a cada rato en sus comunidades. Estos terroristas y sus redes regionales e internacionales deben ser erradicadas de la faz de la tierra, una misión que llevaremos a cabo conjuntamente con todos los socios que amen la libertad".

Finalmente en una declaración oficial, Trump dijo: "Hoy damos nuestras condolencias a la familia y a los seres amados del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, que fue asesinado por un terrorista islámico radical. El asesinato de un embajador es una violación de todas las normas del orden civilizado y debe ser condenado universalmente".

Barack Obama, aparentemente con una intención clara, no dijo nada ni del asesinato en Ankara ni del ataque terrorista en Berlín. La Casa Blanca informó que Obama "fue informado" sobre el asesinato, y pidió "ser actualizado según fuera necesario"; después se fue a jugar golf el martes y llevo a su familia a una exclusivo restaurante hawaiano. El lunes sí encontró tiempo, cuando el asesinato acababa de suceder, para perdonar a otros 78 delincuentes encarcelados por haber cometido delitos de drogas, y de conmutar las sentencias a otros mas de ochocientos.

El Secretario de Estado, Kerry, un vocero del Consejo de Seguridad Nacional (NSC en sus siglas en ingles), y la senadora Dianne Feinstein, miembro de mayor rango en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, todos hicieron declaraciones en las que condenaron el acto y dieron sus condolencias. Pero Obama no dijo ni una palabra sobre el potencial Sarajevo que se estaba configurando bajo su mano.