Se hunden los bonos del banco Monte dei Paschi di Siena en Italia; depositantes y otros bancos amenazados

23 de diciembre de 2016

22 de diciembre de 2016 — Toda la prensa financiera internacional del miércoles 21 indica con mucha insistencia que el intento para recapitalizar al tercer banco más grande de Italia, intento que lleva ya más de tres meses, fracasó esta semana y que el resultado más probable sea la nacionalización del banco Monte dei Paschi di Siena (MPS). Esto significaría que el fondo de rescate financiero de 20,000 millones de euros que acaba de crear el gobierno italiano, sería utilizado para comprar los bonos del MPS, y luego los convertiría en acciones del banco, un canje que la mayoría de los tenedores de bonos del banco se ha rehusado a hacer hasta ahora.

Cuando el MPS anunció la mañana del miércoles que su evaluación actual es que su liquidez solo le duraría unos cuatro meses más, en vez de los 11 meses que había dicho antes, el valor de sus bonos en los mercados se derrumbó mucho más abruptamente que el valor de sus acciones; algunos bonos llegaron a valer 40 centavos de dólar.

El ministro de Finanzas Pier Carlo Padoan, dijo que su ministerio trataría de “minimizar el impacto sobre los depositantes” en caso de una nacionalización del banco, lo cual apunta a un problema serio: ¿A qué precio le permitirá el Banco Central Europeo que dirige Mario Draghi y la Comisión Europea de Bruselas, al gobierno de Italia comprar los bonos del MPS a los ahorristas, que en el mercado de bonos valen algunos 40 centavos de dólar? Las “normas” del BCE y de la CE ordenan que esos ahorristas que tienen bonos del MPS deben ser confiscados (bail-in) para capitalizar al banco, al igual que parte de los depósitos. Esto es políticamente explosivo y también explosivo para el sistema financiero, y aparentemente el gobierno de Italia quiere rescatar a los ahorristas también.

En cuanto a la supuesta recapitalización privada “voluntaria” que se supone encabezaría el JPMorgan-Chase, el banco mismo declaró que necesita 5,500 millones de euros en capital nuevo líquido, aunque puede ser una estimación a la baja. Los grandes inversionistas institucionales se informa que están de acuerdo en canjear 1000 millones de euros en bonos por acciones del banco; los pequeños inversionistas aceptan cambiar unos 500 millones; eso es muy por debajo de la meta que se fijó bajo presión de la amenaza de perderlo todo. Así que el “capital de rescate” del que había hablado JPMorgan Chase, según informó ayer el Financial Times, ya fracasó.