Las regulaciones de la UE crearon la crisis de los préstamos morosos

31 de diciembre de 2016

30 de diciembre de 2016 — Ronald Barazon, ex director del Salzsburger Nachrichten y actual director del Der Volkswirt, ha destacado que una de las principales causas de la crisis de los bancos comerciales son las regulaciones de la Unión Europea (UE). El foco, por supuesto, es la crisis bancaria en Italia, centrada en torno de una elevada acumulación de préstamos morosos. Barazon explica que anteriormente los bancos podían negociar una solución para ayudarle a los deudores (firmas) a salir de la crisis, en tanto que ahora se ha vuelto imposible debido a las regulaciones de Basilea III, que ordenan una sentencia de muerte inmediata para los clientes.

Barazon escribe en Deutsche Wirtschaftsnachrichten:

“Se clasifica un cliente como en riesgo cuando su cuenta tiene un sobregiro de más de 90 días. Por esto, es irrelevante si el cliente tiene un millón de euros depositados en el banco o realmente está en problemas. El banco en cualquier caso tiene que cubrir todos los reclamos con capital adicional. Aquí, se crea la llamada necesidad de recursos de capital que en muchos casos no existe.

“Si surgen problemas en una compañía, el banco tiene que aplicar de inmediato los frenos, clasificar los reclamos ‘en riesgo’, recortar aún más el financiamiento, y cubrir los reclamos existentes con muchos recursos de capital, incluso aunque la compañía tenga activos.

“La tarea primordial de un banco debe ser la de superar una fase difícil junto con su cliente. Hoy, los bancos ya no pueden hacer esto. Las consecuencias: en muchos casos, las compañías en problemas no pueden salir de la crisis, se hunden, y el banco pierde todos sus reclamos. Si el banco estuviera en posibilidades de ayudar, muchas firmas podrían sobrevivir”.