Fracasa en Italia, el intento de golpe de Grillo a favor del euro

12 de enero de 2017

11 de enero de 2017 — Si hay en Italia elecciones anticipadas, posiblemente después de la reunión del G7 en Messina en junio, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) se podría convertir en el principal partido y encargado de formar un nuevo gobierno. El M5S fue fundado por el comediante Beppe Grillo y el experto en medios Gianroberto Casaleggio, quien murió el año pasado y fue reemplazado por su hijo Davide. El partido se considera como anti-euro y los medios internacionales especulan que Italia se saldría del euro si el M5S llega al gobierno.

Sin embargo, si bien la mayoría de los votantes y activistas del M5S e incluso sus representantes electos están en contra del euro, Grillo y Casaleggio siempre se han mostrado ambiguos al respecto, lo suficiente como para no ir en contra de la corriente de los votantes y dejar espacio abierto para un viraje. Ese viraje se intentó el 8 de enero como una maniobra de sorpresa, cuando, después de negociaciones secretas con el ex Primer Ministro belga Guy Verhoftadt, Grillo propuso salirse de la alianza con el partido del UKIP (siglas en inglés del Partido por la Independencia del Reino Unido) de Nigel Farage en el grupo parlamentario europeo Europa de Libertad y Democracia Directa (EFDD, por sus siglas en inglés) y unirse al grupo ALDE (Alianza de Liberales y Demócratas por Europa) el grupo parlamentario europeo a favor del euro, que preside Verhofstadt. Grillo lanzó una consulta en línea, que como era de preverse, estuvo amañada y el resultado fue un 78.5% de aprobación.

Este “porcentaje a la Bulgaria” no refleja de ninguna manera el sentimiento de los activistas del M5S, que están furiosos ante la elección. Verhoftadt es la personificación de lo que ellos han venido combatiendo: él promovió el Tratado por una Asociación Trasatlántica, es un partidario fanático del euro y un gobierno supranacional y es un activista rabioso contra Putin. Verhofstadt tuvo un papel clave en el golpe de estado de la UE y de la OTAN en Ucrania, desde una posición interna en la plaza Maidan.

Sin embargo, el golpe de Grillo falló cuando el Grupo ALDE de Verhofstadt votó finalmente en contra de la propuesta. Ahora a Grillo, Casaleggio y el “círculo mágico” les salió el tiro por la culata y se vieron forzados a regresar al Grupo Europa de Libertad y Democracia Directa (EFDD) con Farage, AfD y otros partidos pequeños. Esto debería tener consecuencias. Debería renunciar David Borrelli, el dirigente de la fracción del M5S en el Parlamento Europeo, quien tomó parte en el intento de golpe, y toda la pandilla pro-euro. Los perdedores deberían dejarle paso a dirigentes como el parlamentario Marco Zanni, quien tiene muchos seguidores entre los activistas del M5S que aprecian su competencia y su lucha a favor de la separación bancaria y en contra del sistema perverso del euro.

En una nota publicada en Facebook antes de la votación, Zanni escribió: “Como miembro del grupo EFDD, estoy en contra del método que se está usando, que no tiene nada que ver con la democracia directa y en contra de un grupo como ALDE, que representa el librecambismo y euroísmo desenfrenados. Yo voté a favor de permanecer en el Grupo EFDD”.

Zanni y su colega Marco Valli han estado peleando en la Comisión de Finanzas del Parlamento Europeo, en donde pudieron bloquear con éxito una regulación bancaria que tomaba como modelo la fracasada Ley Dodd-Frank de Estados Unidos. En el verano del 2016 visitaron Estados Unidos a invitación de la EIR y sostuvieron reuniones con miembros del Congreso con discusiones fructíferas sobre cooperación trasatlántica sobre la Glass-Steagall. En una discusión reciente con la EIR, ambos representantes expresaron interés en conocer más sobre la orientación del gobierno de Trump, sabiendo que Trump apoyó la Glass-Steagall durante su campaña electoral.

El que permanezcan en el Grupo EFDD con Farage, a quien el grupo Trump seleccionó como su interlocutor, seguramente mejorará las posibilidades de cooperación, y esto tendrá implicaciones mayores si el M5S triunfara en las próximas elecciones nacionales.

No debe perderse de vista el acuerdo perverso cocinado por Grillo y Verhofstadt dirigido a destruir esta posibilidad a favor de la moribunda oligarquía europea antihumana, proeuro y contra Putin. Pero, como lo muestran los acontecimientos estratégicos del 2016, esos golpes han fracasado últimamente.