Trump y la realeza británica no tienen ninguna relación especial

31 de enero de 2017

31 de enero de 2017 — El Presidente de Estados Unidos Donald Trump está mostrando una firme resistencia a ser controlado por la élite imperialista de Londres. A pesar de los intentos de la primera ministro Theresa May de tratar de imitar a Margaret Thatcher esgrimiendo la “amenaza Rusa”, Trump reaccionó enérgica, y hasta sarcásticamente, en la conferencia de prensa conjunta, cuando un reportero de la BBC lo atacó por varias de sus políticas. Tradicionalmente, May, como Jefe de Gobierno visitante, es la encargada de escoger la primera pregunta. Cuando concluyó la diatriba de la BBC, Trump le dijo a May, “¿Eso es lo que escogiste como la primera pregunta? Hasta ahí llegó la relación especial”.

El Sunday Times de Londres y ahora todos los medios de prensa del Reino Unido, están informando que Trump quiere evitar a toda costa al príncipe Carlos en cualquiera que sea su próxima visita de Estado al Reino Unido, para que no lo sermonee sobre el cambio climático.

“No va a tolerar que nadie le dé sermones, así sea un miembro de la familia real”, según cita el Times a una fuente de la Casa Blanca. “Francamente, deberían pensarlo dos veces si quieren ponerlo en el mismo salón con el príncipe Carlos”.

Carlos sacó un tuit el domingo insultando directamente a Trump. Mientras tanto en el Reino Unido circula una petición con medio millón de firmas para exigir a la reina que no se reúna con Trump; pudiera ser que ella decidiera cancelar y salvar a su hijo de la prueba.