Pandillas fascistas desplegadas en la Revolución de Color contra el gobierno de Estados Unidos

7 de febrero de 2017

6 de febrero de 2017 — Se desplegaron pandillas abiertamente fascistas para que atacaran a oradores que apoyan a Donald Trump en Berkeley y en la Ciudad de Nueva York. En el caso de la Universidad de Berkeley en California, la universidad informó el 1 de febrero, que “la violencia fue instigada por un grupo de unos 150 agitadores enmascarados que se metieron al campus universitario e interrumpieron una protesta que hasta ese momento era pacífica”. Los anarquistas vestidos de negro usaron bombas coctel molotov para desatar incendios, le arrojaron petardos a la policía universitaria y usaron bates y barras de acero para destruir ventanas. “No vinieron a estrecharse las manos y cantar Kumbaya” dijo Dan Mogulof, vicerrector adjunto y vocero de la Universidad de Berkeley. “Vinieron a joder”. Los Angeles Times y otros medios los identificaron como operativos del “Black Bloc”.

Al día siguiente, en la Universidad de Nueva York unos anarquistas auto proclamados “anti-fa” lanzaron protestas violentas en contra de otro orador conservador. Arrestaron a 11 personas.

“Anti-fa”, por antifascistas, es el nombre que se usó en Alemania para la misma marca de matones anarquistas. A la vez que lanzan consignas en contra del “fascismo” estas pandillas son totalmente fascistas en forma de pensar y de actuar, y la coordinación nacional de esta ala fascista de la revolución de color, al igual que sus hermanos en la Plaza Maidan de Ucrania, están desplegados con el fin de salvar los esfuerzos británicos de hacer que Estados Unidos sea una vez más el “gigantes imbécil” del imperio en una guerra en contra de Rusia, algo que Trump ha interrumpido drásticamente.