El fraude climático de Obama, y el príncipe Felipe; al descubierto que los datos fueron manipulados

9 de febrero de 2017

8 de febrero de 2017 — En un artículo titulado “Climategate II”, el tabloide Daily Mail de Londres publicó el lunes 6 un expediente donde expone la manipulación que se hizo de los datos en preparación de los mentados “Pausebuster Paper” (documentos para eliminar la “pausa”), que pretenden borrar la inoportuna “pausa” en el calentamiento que se registró a principios de 1998, cuando las temperaturas no se ajustaron a los modelos de computación, de manera que no mostraron los niveles de “calentamiento” que querían los que diseñaron los programas de computadora. El “Climategate I”, que también fue publicado por el Daily Mail, fue la filtración de los correos electrónicos (que también mostraban datos manipulados) de científicos de LA Unidad de Investigación del Clima de la Universidad de Anglia del Este, localizada en Norwich, Norfolk, Inglaterra.

El Dr. John Bates, un connotado científico que se acaba de retirar de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) presentó lo que el Daily Mail llama “evidencia irrefutable” de la manipulación, y acusa al autor principal de los documentos fraudulentos, Thomas Karl, escogió específicamente conjuntos de datos poco confiables como su “evidencia”, para alegar falsamente un “calentamiento maximizado”. Ese informe, que se publicó en el número de junio de 2015 de Science, fue utilizado por Obama, Cameron y la gran mayoría de verdes británicos en general, en la preparación para las pláticas sobre Calentamiento Global en París a finales de ese año.

Específicamente, dice el Daily Mail, “El conjunto de datos sobre el mar que utilizaron Thomas Karl y sus colegas (conocido como Extended Reconstructed Sea Surface Temperatures versión 4, o ERSSTv4), triplicó la tendencia del calentamiento en la superficie del mar durante los años de 2000 a 2014 de solo 0.036C por cada 10 años —como se establece en la versión 3— a 0.099C por década. Mediciones específicas tomadas en diferentes partes del globo tuvieron un aumento de alrededor de 0.1C y esto resultó en el incremento en una tendencia general a nivel global que fue publicado en el Pausebuster paper” (énfasis añadido).

Para agravar el fraude, Karl y su equipo “ajustaron” el conjunto de datos de la lectura de la temperatura hecha por boyas de flotación (que se consideran más confiables, ya que los barcos actúan como fuente de calor), y lo “ajustaron” hacia arriba 0.12 grados centígrados completos, para hacer que se “amoldara” a los datos que se escogieron tomados de los barcos. Además, el grupo “hizo caso omiso” de otro conjunto de datos, el de las lecturas hechas por satélites que miden las temperaturas en la atmosfera media, los cuales tampoco se acomodaron a los resultados que ellos deseaban. Otro grupo de datos —datos tomados en la superficie de la Tierra— sufrieron a consecuencia de los defectos de los programas de computación que produjeron resultados inconsistentes y no confiables.

El representante republicano de Texas, Lamar Smith, de la Comisión de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes, está actualmente investigando ese documento específico de la NOAA. Se burlaron de Smith por haber citado a los “científicos”, aunque desde entonces ya Karl se había ido de Washington. Como le explicó Smith al Daily Caller, “las revelaciones que hizo el Dr. Bates y la obstrucción hecha por la NOAA, ciertamente le da crédito a lo que yo esperaba todo este tiempo, que el estudio de Karl utilizó datos viciados, y que se publicó aceleradamente en un esfuerzo para respaldar los planes de calentamiento global del Presidente [Obama], e ignoró las normas propias de la NOAA para el estudio científico. La Comisión le agradece al Dr. Bates, ganador de la medalla de oro del Departamento de Comercio por crear e implementar una normativa que produce y preserva los datos climatológicos, por exponer los esfuerzos del gobierno anterior para imponer su costosísimo programa climático a costas de la integridad científica”, declaró Smith.

Irónicamente, quien le dio la medalla a Bates fue Obama.