El escuadrón “anticorrupción” de Wall Street ataca las elecciones de Ecuador y la economía física de Iberoamérica

10 de febrero de 2017

10 de febrero de 2017 — El mismo escuadrón “anticorrupción” de Wall Street dentro de la burocracia permanente del FBI y del Departamento de Justicia que se utilizó en el golpe judicial contra la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, en agosto pasado, abrió el fuego ahora contra políticos, empresarios y los proyectos de infraestructura de diez países de Iberoamérica.

El objetivo inmediato es poner en el poder en Ecuador a un gobierno neoliberal en las próximas elecciones presidenciales. El Presidente Rafael Correa no puede volver a competir, pero sigue siendo uno de los Presidentes más populares en la historia de Ecuador, gracias al desarrollo económico que ha impulsado en el país con el respaldo de los BRICS y de China, en particular. Lenin Morena, el candidato presidencial de su partido, Alianza País, es quien encabeza las encuestas en este momento.

El arma que se está utilizando en contra de toda la región es la confesión negociada que le sacaron funcionarios del Departamento de Justicia de EU el 21 de diciembre de 2016 a los ejecutivos de la empresa constructora brasileña Odebrecht, la empresa constructora y de ingeniería más grande de Iberoamérica. Los directivos de Odebrecht estaban encarcelados por más de un año en Brasil en la operación denominada “Lava Jato” (Autolavado) en Brasil, como parte de este escuadrón del FBI y del Departamento de Justicia. Finalmente los directivos de la compañía aceptaron los cargos de que habían pagado $788 millones de dólares en sobornos y contribuciones políticas para recibir contratos para construir 100 obras públicas desde 2001 en Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y Venezuela, y también en Angola y Mozambique.

En contraste, los bancos de Wall Street fueron agarrados en plena flagrancia de hacerse con billones de dólares mediante la manipulación del sistema financiero mundial, pero ni un solo banquero ha sido encarcelado ni su banco cerrado. Sin embargo, la persecución que ha emprendido contra Odebrecht el Departamento de Justicia, ya ha paralizado o cancelado todos los proyectos de infraestructura importantes en los que estaba involucrado Odebrecht en todo el continente.

En el caso de Ecuador, la acusación de que Odebrecht le pagó $33 millones de dólares a funcionarios ecuatorianos, entre ellos a funcionarios de la empresa petrolera estatal, PetroEcuador, durante los 10 años de gobierno del Presidente Correa, se inició dos meses antes de que se realice la primera vuelta de las elecciones presidenciales, programadas para el próximo 19 de febrero. Los partidos de oposición se dieron fiesta con la noticia, y han enfocado sus baterías en contra de Jorge Glas, el actual vicepresidente, que es también el compañero de fórmula de Moreno. Ahora bien, Glas no ha sido acusado de recibir dinero de ningún tipo, sino simplemente de que sabía de los sobornos porque él era el responsable de PetroEcuador.

Ninguno de los siete candidatos de la oposición que compiten en la primera vuelta se acerca siquiera a derrotar a Moreno, por ahora. La estrategia de Wall Street es forzar una segunda vuelta de votación, donde la oposición unificada tiene una posibilidad de derrotar al partido de Correa. La campaña anticorrupción está jugando su papel por ahora, y no parece posible que Moreno obtenga el 40% necesario del voto total y una diferencia de 10% sobre cualquier otro candidato para ganar la primera vuelta sin necesidad de realizar la segunda vuelta.