El Secretario de Seguridad Nacional Kelly exhorta a la cooperación regional para combatir al narcotráfico; México, aliado esencial

11 de febrero de 2017

11 de febrero de 2017 — Durante el testimonio que presentó el 7 de febrero ante la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, para analizar los planes de seguridad fronteriza del gobierno, el Secretario de Seguridad Nacional, general (Ret) John Kelly, subrayó la importancia de un “enfoque de varios niveles que se extiende mucho más allá de nuestras costas, por todo el hemisferio, en asociación con nuestros vecinos al sur y al norte”.

Es fundamental desarrollar una “capacidad de hacer socios”, dijo Kelly, porque la inmigración ilegal y el hampa transnacional no solo amenaza la seguridad de Estados Unidos, “sino también la estabilidad y la prosperidad de nuestros vecinos latinoamericanos”. Kelly se refirió al Plan Colombia, el programa de cooperación antidrogas entre Estados Unidos y Colombia que se inició a fines de la década de 1990, y que contaba con un vigoroso componente militar estadounidense, como un modelo exitoso a seguir.

A la pregunta sobre si asegurando la frontera se detendría el flujo de drogas peligrosas, en particular la heroína, a través de la frontera, Kelly respondió que “si las drogas están en Estados Unidos, hemos perdido”. Kelly estima que el 99% de la heroína que entra a Estados Unidos se produce en México; la amapola que se utiliza para producir la heroína se cultiva en México y en Guatemala, y luego la droga se embarca hacia Estados Unidos.

Kelly destacó la importancia de llegar a una asociación con México, y dijo que a Estados Unidos le gustaría “ayudarlos a detener la producción de amapola... los laboratorios de producción... de la heroína, metanfetaminas... antes de que lleguen a la frontera... Nunca se va a llegar a cero”, dijo, “pero nosotros sabemos como hacer esto. Lo hemos hecho antes con otras drogas y otras cosas que eran malas para nuestra sociedad. Ahora ni siquiera estamos tratando”.

Sin embargo, la cuestión de la “ayuda” de Estados Unidos para México, en particular si implica participación militar de Estados Unidos, es un asunto muy delicado, ya que por razones históricas y políticas, México nunca permitiría el despliegue de tropas estadounidenses en el país. Por lo tanto, la naturaleza de la cooperación entre México y Estados Unidos de aquí en adelante, no se ha determinado todavía. Ya hay planes en marcha para definir el tipo de cooperación que se pondrá en marcha. El 7 de febrero Kelly habló por teléfono con el Secretario de Gobernación de México, José Miguel Osorio Chong, y Osorio calificó la conversación como muy constructiva, e informó que Kelly contempla viajar Ciudad de México pronto para reunirse con él y definir el programa de seguridad bilateral en mayor detalle. Kelly y el Secretario de Estado Rex Tillerson se reunieron con el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, durante la visita que éste hizo a Washington, DC, el día 9; Tillerson anunció también que pronto viajaría a México.

En una entrevista con el Grupo Imagen de México, según lo reseñó el diario Milenio el 9 de febrero, Osorio dijo que México ha estado trabajando “como nunca antes” en una tarea “eficiente, compleja y difícil, que tenemos que continuar con una estrategia integral”. Dijo que México debe adoptar de hecho “ acciones más audaces” que el Plan Colombia, dado que la producción y transporte global de drogas se han vuelto cada vez más sofisticados.