Grecia y sus acreedores se dirigen a un probable enfrentamiento

16 de febrero de 2017

16 de febrero de 2017 — La posibilidad de que Grecia y sus acreedores lleguen a un enfrentamiento crítico está de nuevo en el orden del día. Los acreedores no han terminado de revisar el programa del rescate griego, y por ese motivo no se han entregado los fondos correspondientes al período, los cuales de cualquier modo no se entregan a Grecia, sino a sus acreedores. El gobierno se rehúsa a implementar ninguna otra medida de austeridad más allá de las ya acordadas. El FMI está jugando un doble papel, en donde por un lado dice que la deuda griega no es sostenible, pero al mismo tiempo sigue exigiendo al gobierno que implemente las “reformas”, entre las cuales se cuenta una nueva ronda de recortes en el gasto público equivalentes al 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Esto es lo más absurdo, luego de que la entidad del gobierno griego responsable de las estadísticas anunció que el PIB de Grecia se redujo en un 0.4% en los últimos tres meses de 2016, luego de otra reducción de 0.9% en los tres meses anteriores. A pesar de este derrumbe adicional de la economía, la Comisión Europea anunció que Grecia podía lograr un superávit presupuestal del 2.3% en el año 2016, con lo cual se sigue la pauta en la que la economía se derrumba más con cada ronda de austeridad.

El diario londinense Guardian reporta una declaración del ministro de Política Digital, Nikos Pappas, en la televisión estatal griega, quien afirma que el conflicto entre la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional es la causa del retraso para llegar a un acuerdo en la revisión que están realizando ahora los acreedores.

“Las negociaciones deberían haber terminado ya. Grecia ha hecho todo lo que se le había pedido que hiciera”, dijo Pappas, y agregó que “no habrá más medidas”.

El pago de los 7 mil millones de euros que se supone debe recibir Atenas en cuanto se apruebe la revisión, irá directamente al Banco Central Europeo en julio.