Segunda reunión en Astana sobre Siria “allana el camino” par las pláticas de paz en Ginebra

17 de febrero de 2017

17 de febrero de 2017 — La segunda reunión sobre el cese al fuego en Siria, en Astana, capital de Kazajstán, concluyó hoy, sin que las dos partes lograran firmar un documento sobre la guerra en Siria; aunque los diplomáticos participantes expresaron optimismo de que el proceso se sigue moviendo hacia delante. Alexander Lavrentyev, jefe de la delegación rusa, dijo que ahora ve la posibilidad de que se tienda un puente entre Damasco y la oposición armada. “Ellos, los sirios, todavía tienen mucho en común” dijo, según informó TASS. “Existen las bases para tender ese puente que cierre las brechas restantes. Se va a necesitar un trabajo detallado para lograr esto”, agregó. Lavrentyev informó que los temas de una nueva constitución y el proceso político en general también se discutieron en la reunión. “Ninguna de las partes expresó ninguna objeción al establecimiento de grupos de trabajo sobre la constitución o en contra de la necesidad de iniciar una reforma constitucional”, dijo.

Bashar al Jaafari, embajador sirio ante la ONU y dirigente de la delegación siria en Astana, tuvo palabras duras por igual contra la oposición y contra el gobierno turco; no obstante, dijo que la reunión allanó el camino para las pláticas de paz en Ginebra, fijadas para el 23 de febrero. Esa reunión, señaló, tiene que tomar en consideración los resultados de las dos reuniones en Astana, las cuales deben de ser el núcleo de lo programado para la próxima reunión en Ginebra. Al Jaafari subrayó que el gobierno sirio está comprometido con el cese al fuego, pero que se reserva el derecho a responder a los actos del EIIS y Al Qaeda y cualquier otro grupo armado que no se someta al cese al fuego. Jaafari le atribuyó la culpa de que no se haya firmado ningún documento a la delegación de la oposición, que llegó tarde a Astana, y a Turquía por bajar el nivel de su participación en la reunión.

La oposición fue menos optimista, pero sigue dispuesta a seguir discutiendo. Mohammad Alloush, el dirigente de la delegación de la oposición dijo que la reunión “no logró nada práctico” aunque, según informa Middle East Eye, alegó que la oposición armada recibió varias promesas de Moscú, cuyo contenido no se reveló. También sostuvo que la oposición armada se ha “separado totalmente” del Estado Islámico (EIIS o EI) y que la delegación vino a Astana “para reforzar el cese al fuego de nuevo”.