Mensaje de Helga Zepp-LaRouche a la Conferencia sobre “Los crímenes de guerra olvidados en Yemen”, en Berlín

27 de febrero de 2017

27 de febrero de 2017 — La presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, envió el siguiente mensaje a la Conferencia "Los crímenes de guerra olvidados en Yemen" que se llevó a cabo el sábado 25 en Berlín, Alemania.

A los participantes en la Conferencia "Los crímenes de guerra olvidados en Yemen", en Berlín.

En la guerra contra Yemen, que ha sostenido la coalición encabezada por Arabia Saudita y que Estados Unidos ha respaldado de muchas maneras, han sido asesinadas 10,000 personas en los últimos 2 años, y ahora la vida de más de 12 millones de personas se ve amenazada porque les han interrumpido los suministros de alimentos y medicinas a consecuencia de los bombardeos sistemáticos a la infraestructura agrícola del país, y al bloqueo aéreo y marítimo. Esta guerra, según la definición oficial de las Naciones Unidas, es un genocidio.

No hay un mayor ejemplo de la insoportable hipocresía del mentado "occidente libre", que la falta de información sobre los crímenes de guerra que se han perpetrado a diario en contra de la población de Yemen en los últimos dos años. ¿Dónde están todos aquellos defensores de la "intervención humanitaria", quienes bajo el pretexto de la defensa a los derechos humanos, han incitado una guerra tras otra en base a puras mentiras? ¿En dónde está la cobertura de los bombardeos a funerales y hospitales, el uso de bombas de racimo que están prohibidas por el derecho internacional, de la muerte de más de 1,000 niños por semana que fallecen a consecuencia de enfermedades que se pueden prevenir? ¿En dónde está la protesta por la sistemática destrucción del magnífico legado cultural de la humanidad?

En la era de la Internet y la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), nadie puede afirmar que las atrocidades cometidas contra la población yemení no son conocidas por todos los gobiernos y los medios de comunicación masiva. La decisión de mantener silencio al respecto, solo porque las acciones las cometen los "aliados", los hace cómplices de estos crímenes.

Es bueno que Rex Tillerson, nuevo Secretario de Estado estadounidense, prometió "suministros ilimitados de ayuda humanitaria para todo Yemen". Pero se tiene que ejercer de inmediato una presión internacional para detener la guerra contra Yemen de inmediato, para reconstruir el país, y para restaurar las herramientas culturales tanto como sea posible.

Una fuente de esperanza y consolación para el pueblo de Yemen debería ser el hecho de que los países del BRICS y la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda de China, han hecho posible la perspectiva de enfrentar estos desafíos. La señal esperanzadora de que un número creciente de países reconoce las ventajas de la cooperación "en la que todos ganan", y están listos a romper con la geopolítica, también significa que la situación estratégica para Yemen muy pronto puede mejorar.

Mientras tanto, ¡todos están convocados a respaldar el llamado del pueblo yemení para que se termine la guerra, y para dirigir la atención del mundo hacia este país tan importante y culturalmente rico!