Ombudsman de Grecia: el país se hunde en una emergencia humanitaria

10 de marzo de 2017

10 de marzo de 2017 — El Ombudsman de Grecia, Andreas Pottakis, reveló en el informe anual de su organismo que la naturaleza de la gran mayoría de las quejas de los ciudadanos demuestran que Grecia sufre de una crisis humanitaria.

“En los 18 años de operación, el Ombudsman ha investigado alrededor de 250,000 quejas de los ciudadanos. En el 2016, el número de quejas nuevas fue de alrededor de 12,000, lo que muestra un marcado incremento en comparación con el 2015” dijo Pottakis.

Con mucho, la gran mayoría de las quejas son de ciudadanos que no pueden cubrir sus necesidades y obligaciones básicas, algo que según dice se le puede atribuir al hecho de que la administración pública es cada vez menos capaz de responder a las necesidades de los miembros más vulnerables de la sociedad, o que carece de flexibilidad para actuar por fuera de su rígido ámbito establecido. Los miembros vulnerables de la sociedad son individuos que ya no pueden costearse un nivel de vida digno.

Pottakis se refirió a la crisis de refugiados como “una crisis humanitaria dentro de una crisis humanitaria”. Aunque indicó que el 2016 no experimentó la enorme afluencia de refugiados del año anterior, el crecimiento se ha dado en relación al manejo de la crisis y a los problemas sociales y económicos más amplios producto de esto.

La “Encuesta sobre finanzas y consumo en los hogares” del Banco Central Europeo (BCE) que cubre del 2010 al 2014, dio cifras que confirman el informe de Pottakis. La Encuesta mostró que un número creciente de hogares experimentan una reducción en sus cuentas bancarias, un aumento en su incapacidad para cubrir los servicios de sus préstamos a tiempo y una liquidez cercana al cero. El desempleo ha forzado a que los jóvenes y los mayores permanezcan juntos bajo el mismo techo.

La tasa de hogares griegos que dijeron que podía recurrir a apoyo financiero de parte de familiares o amigos se redujo del 59.4% en el 2009 al 36.5% en el 2014, una situación que ciertamente se ha deteriorado aún más desde entonces. Solo un 13.5% de los hogares pudieron aumentar sus ahorros, una contracción en comparación con el 21.9% de hace cinco años, que es con mucho la tasa más baja en la Unión Europea (UE).

El índice de liquidez como porcentaje del ingreso disponible fue de solo 2.8% en Grecia, una contracción en comparación con el 4.9% de hace cinco años y un gran contraste en comparación con el 16.7% promedio de la Eurozona.