¿Se convertirá Puerto Rico en un enorme campo de refugiados?

27 de marzo de 2017

27 de marzo de 2017 — En un artículo de opinión publicado el 13 de marzo en The Hill, Carlos Mendez-Nuñez, presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, advirtió que Puerto Rico terminaría convirtiéndose en un campo de refugiados si la Junta de Control Financiero creada por el Congreso como parte del proyecto de ley PROMESA del año pasado, insiste en imponer la austeridad brutal.

El plan de austeridad de la Junta se presenta como un plan de “reestructuración de la deuda”, para ayudar supuestamente al gobierno a pagar su deuda de $70 mil millones de dólares a acreedores depredadores. El informe de ReFund America Project señala que una gran porción de la deuda es ilegítima.

Lo que propone para Puerto Rico esa Junta que no fue electa por nadie de Puerto Rico, es lo que ya se hizo en Grecia y en Portugal, y fracasó, escribió el reportero de Debtwire, Javier Balmaceda, en un artículo que fue publicado el 23 de marzo por la revista Forbes. En una isla en la que la mitad de la población de 3.5 millones de personas vive por debajo de la línea de pobreza, y la tasa oficial de desempleo es de 12.2%, la junta propone un recorte de $3 mil millones de dólares en gastos, supuestamente para encargarse del enorme déficit fiscal. De los $3 mil millones de dólares en recortes presupuestales, la mitad son recortes a servicios de primera necesidad: $1 mil millones al sistema de salud; $300 millones a la educación; y $200 millones al sistema de pensiones de los trabajadores jubilados que de por sí es raquítico.

El Centro para una Nueva Economía de Puerto Rico, informa que el 46% de la población se beneficia del Madicaid y del Children’s Health Insurance Program (CHIP). A pesar de su tasa de pobreza, Puerto Rico se ve obligado a pagar un porcentaje más alto al Medicaid, que algunos de los estados más ricos de Estados Unidos.

La Junta de Control no habla ni analiza para nada ninguna propuesta para desarrollar la economía de Puerto Rico. Según Balmaceda, cuando el gobernador Ricardo Rossello propuso reducir el monto de los recortes a $2 mil millones, la junta respondió exigiendo recortes mucho más profundos para el año fiscal del 2021, incluyendo recortar $1.2 miles de millones en gastos relacionados con el personal y recortar casi hasta la mitad el presupuesto de la Universidad de Puerto Rico, a saber, $450 millones.

En las décadas pasadas, informa Mendez-Nuñez, Puerto Rico ha perdido 250,000 empleos en el sector privado, y 500,000 personas se han ido de la isla. Medidas de austeridad muy severas “va a forzar que haya un inmigración como nunca en la historia hacia Estados Unidos, que estimamos llevará a un declive de alrededor de un millón de personas en un período de diez años”. Si solo se van de la isla la mitad de estos, advierte, "Puerto Rico se va a convertir básicamente en un campo de refugiados”. Los que se queden serán los ciudadanos más pobres de la isla y los más vulnerables.