Rusia, China y Bolivia develan las intenciones británicas en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU

7 de abril de 2017

6 de abril 2017 — En la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, que se realizó el miércoles 5, convocado por Estados Unidos, el Reino Unido (RU) y Francia para debatir sobre una resolución que culpase a Siria por el ataque con armas químicas del 4 de abril en Idlib, el embajador británico ante la ONU, Peter Wilson, trató de establecer el tono de la discusión con un ataque furibundo en contra de Rusia y China que, según dijo, han “alentado” al Presidente sirio al-Assad a matar a su propia pueblo, al vetar las resoluciones previas en contra de Siria.

La tonta embajadora de EU ante la ONU, Nikki Haley, se hizo eco de los dislates británicos con sus propias acusaciones desquiciadas en contra de Rusia por apoyar el régimen “ilegítimo” y “bárbaro” de Assad y bloquear el trabajo del Consejo de Seguridad.

Rusia y China respondieron, duro, y el embajador boliviano ante la ONU Sacha Llorentty Soliz le recordó a los presentes que “no estaríamos hoy sentados aquí” después de siete años de guerra en Siria, si no fuera por la invasión a Iraq en el 2003 y las políticas de cambio de régimen que han sembrado el caos en el Medio Oriente. El embajador de China, Liu Jieyi, le dijo a Wilson en su cara que sus comentarios “son intolerables... no tienen ninguna base” y que Gran Bretaña debería de dejar de “abusar del Consejo de Seguridad” y “abstenerse de tales acciones”. Por encima de todo, Siria necesita un arreglo político, advirtió. La prioridad principal más urgente ahora, dijo, es fortalecer el combate contra el terrorismo.

Wilson alegó que el ataque químico de antier en Idlib fue “consecuencia” directa de los vetos ruso y chino en contra de resoluciones previas contra Siria. Llegó hasta absolver a los terroristas de cualquier responsabilidad, proclamando que el ataque en Idlib “no parece ser el trabajo de los terroristas. No hemos visto nada que sugiera que actores no estatales en Siria posean el tipo de armas químicas que vimos ayer... Solo una Fuerza Aérea”, la de Siria, ha utilizado estas armas antes. Después desafió a Rusia: “¿Cuál es su plan? Nosotros teníamos un plan y ustedes lo bloquearon. ¡Dejen de bloquear y empiecen a ayudar! Esperamos su apoyo unánime”.

Mirando directamente a Wilson, el enviado especial ruso en funciones ante la ONU, Vladimir Zafronkov, afirmó que es cierto, Rusia sí tiene un plan: combatir el terrorismo. En cuanto al Reino Unido, ustedes son unos “irresponsables” le dijo. “¿Han tomado alguna responsabilidad sobre Siria? No. No lo han hecho. Están obsesionados con el cambio de régimen. Ustedes están tratando de hacer que el Consejo de Seguridad de la ONU les conceda a ustedes el velo de legitimidad para sus acciones ilegítimas”, acusó. El embajador británico, dijo, ha pasado por encima de todas las normas diplomáticas y sus acusaciones en contra de Rusia y China son inaceptables. “Yo pensaba que el servicio diplomático del Reino Unido habría abandonado esas tácticas hace mucho tiempo atrás” dijo Zafronkov.

Todavía dirigiéndose a Wilson, el enviado ruso dijo que no hay necesidad de que se apruebe “su resolución”. Resoluciones anteriores permiten una investigación a fondo por parte de la Misión Indagatoria (FFM, por sus siglas en inglés), pero ésta necesita apoyo, personal y membresía con una amplia representación geográfica, de lo que carece actualmente. Aunque ha venido aumentando el terrorismo químico en Siria, advirtió, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha emprendido ninguna acción que sea significativa. Permanece indiferente.