El Handelsblatt de Alemania advierte de un crac financiero por la deuda corporativa de Estados Unidos

12 de may de 2017

10 de mayo de 2017 — El principal diario financiero de Alemania, Handelsblatt, publicó el 5 de mayo una advertencia al gobierno y a los inversionistas de Alemania, de que el incumplimiento de la deuda corporativa de Estados Unidos podría desatar un crac financiero mundial.

El artículo tiene un título irónico, con un juego de palabras “Debt-ja vue all over again”, (El deja-vu de la deuda otra vez), y tiene un resumen que dice: “Un aumento en los préstamos corporativos, en especial en Estados Unidos, podría desatar una nueva crisis financiera mundial. Eso le debería preocupar a Alemania, también, escribe el jefe de las páginas financieras del Handelsblatt”.

El artículo presenta primero el universo de la deuda corporativa en el mundo: “Es un número enorme: En todo el mundo las compañías tomaron hasta $3.7 billones de dólares (3.37 billones de euros) en deuda nueva en los mercados de capital el año pasado. Eso... excede el récord anterior de nueva emisión de bonos de las corporaciones. La última vez que se dio un nivel similarmente alto fue en 2006, justo antes de que empezara la última crisis financiera importante.

“Es una señal de alarma muy estridente. Los contornos de una burbuja gigantesca se hacen cada vez más visibles en el mercado de bonos de las corporaciones. Puede estallar en los años venideros, debido a que las tasas de interés aumentan cada vez más rápido y la economía decrece. Al paralelo de la gigantesca burbuja hipotecaria de la década anterior, Estados Unidos podría una vez más convertirse en el detonante y posiblemente en el epicentro de la próxima crisis. Y una vez más, importantes inversionistas alemanes podrían ser algunas de las muchas víctimas”.

Handelsblatt culpa a los programas de cero interés y de emisión de dinero inorgánico (la mentada “Emisión Cuantitativa” para prestar a los bancos a interés cero) de la Reserva Federal del Banco Central Europeo por la amenaza de crisis financiera. Esas instituciones re-compraron grandes cantidades de deuda soberana y sacaron a los grandes fondos de inversión y a los bancos de esos mercados, y ocasionaron que esos fondos y bancos tomasen cantidades sin precedentes de bonos corporativos a tasas de interés muy bajas, a pesar del alto riesgo. Un ejemplo resultante de esto es el enorme grupo asegurador alemán Allianz, el cual, según informa Handelsblatt, ahora tiene “una cartera de bonos corporativos de más de 220,000 millones de euros (casi $250,000 millones de dólares), de los cuales la mitad tiene una calificación de crédito de mediana a deficiente, que le dan las agencias calificadoras”.

Más aún, según el Instituto de Finanzas Internacionales (el grupo de cabildeo global de los grandes bancos), “solo un 3 por ciento de las compañías de Estados Unidos y Europa invierten el dinero de los inversionistas en cosas como maquinaria, edificios, sistemas IT y otros proyectos de largo plazo”. El otro 97% lo ha utilizado para diversas clases de “ingeniería financiera”. En otras palabras “las compañías se han endeudado más y más solo para hacer que suba el valor de sus acciones en el corto plazo. Esta tendencia es muy pronunciada en Estados Unidos en especial. Ahí, la bonanza de la deuda llegó al punto en que hoy la décima parte de esas compañías no puede pagar su carga de interés con sus ganancias, y esto a una baja tasa de interés de 0.75% to 1%”.

Si suben las tasas de interés, señala el analista de Handelsblatt, Daniel Schaefer, la burbuja puede estallar fácilmente. “A algunos le parecerá esto una teoría descabellada, pero desafortunadamente se apoya en muchos hechos y advertencias de profesionistas reconocidos”.