El gobernador de Nueva York apela a Trump en busca de ayuda federal por el desastre en el transporte de la ciudad

24 de may de 2017

24 de mayo de 2017 — El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, le escribió al Presidente Trump el 21 de mayo, solicitando ayuda federal para enfrentar la crisis de transporte de la Ciudad de Nueva York. La carta del gobernador pone de relieve que “el estado de deterioro de Penn Station ha llegado a un punto crítico” y pide ayuda para aminorar el impacto de las reducciones de los trenes a Long Island en julio y agosto, mientras que la empresa Amtrak realiza las necesarias reparaciones, y señala que “la necesidad de que Amtrak recorte los servicios este verano ha creado una crisis a corto plazo y ha puesto al descubierto los problemas crónicos del sistema”.

Esto es un eufemismo. De hecho, en todas las formas de transporte (aéreo, metro, carreteras, túneles, ferrocarriles) el sistema Metropolitano Nueva York-Nueva Jersey es inadecuado, peligroso y está en quiebra. Hasta Cuomo afirma que, “como en el caso de la mayoría de las emergencias, este no es un asunto político y funcionarios bipartidistas [sic] estarán de acuerdo en que necesitamos ayuda de inmediato. Esta situación afecta a toda la región del noreste”.

Lyndon LaRouche comisionó un comité de acción. Su iniciativa “Proyecto Manhattan” ya ha colaborado con ingenieros y otros expertos en conferencias y discusiones recientes. El Dr. Hal Cooper un ingeniero de transporte de superficie con sede en Seattle, quien asistió el mes pasado al evento “Nueva Ruta de la Seda en América” del Proyecto Manhattan, ya ha identificado algunos de los principios esenciales pertinentes al rediseño del sistema de NYC, entre ellos la necesidad de crear un “circuito” de trenes que vayan en diferentes direcciones y no de trenes que se estén parando y dejen de prestar servicio como sucede ahora en Penn Station.

En el caso de los problemas de aviación, un ingeniero civil de Nueva York, en un evento en abril, describió la crisis en el aeropuerto de LaGuardia. Construido originalmente en 1939 y desde entonces con varias modificaciones añadidas, en los últimos años ha venido operando con despegues y aterrizajes muy por encima de su capacidad, tanto en términos de cantidad como de tipo de aeronaves. Ahora, empezó el año pasado el proceso de mejorar la construcción lo que ha causado tal congestionamiento que los pasajeros optan por dejar sus taxis a cierta distancia de la terminal y caminan para llegar a sus vuelos.

Los remedios que sugiere Cuomo, aparte de ayudar con líneas de autobuses que ayuden al transporte de pasajeros mientras se llevan a cabo las reparaciones, es privatizar Penn Station y llevar a cabo otros cambios mecánico financieros. De hecho, ya hace un par de semanas, Cuomo y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie le escribieron al gerente general de Amtrak, Charles W. Moorman para pedirle que entregara Penn Station a una compañía privada para su gerencia.

Se requiere un plan de acción real, a un nivel que represente una mejora total de todo el sistema de transporte, con los métodos de construcción más rápidos y avanzados y logística de respaldo. El modelo es lo que está haciendo China con toda su nación y los corredores de la Franja y la Ruta.

LaRouche dijo que hay que reunir a la gente más competente, obtener aportaciones internacionales y organizar el enfoque.

“Físicamente se puede llevar a cabo. Se puede realizar. Puede funcionar”. Esto es lo que se tiene que hacer. “¡Conviertan esto en un grito de guerra!”.