El Presidente Trump habló sobre la infraestructura: debemos volver a ser de nuevo una “nación de constructores”

9 de junio de 2017

8 de junio de 2017 — En un discurso optimista que dio ayer en Cincinnati, teniendo como telón de fondo el Río Ohio, el Presidente Trump dijo que Estados Unidos debe volver a ser una “nación de constructores”, capaces de construir proyectos a la par del Canal de Panamá, el Ferrocarril Transcontinental, la Presa Hoover, el Sistema Nacional de Carreteras, etc. En el pasado, dijo, nosotros construimos esos proyectos en tiempo record. Pero ahora “ya no hacemos esto... ni siquiera arreglamos cosas”. Siempre que alguien propone arreglar algo, se les dice que no hay dinero. Eso va a cambiar, dijo.

Ante un público en donde había representantes de los sindicatos de United Ironworkers (acereros), Building Trades (sector de la construcción) y Laborers Union (trabajadores del campo), entre otros, así como también muchos dirigentes empresariales, Trump insistió en que la gente se debería inspirar en “nuestro legado como nación de constructores”. Tenemos que ver hacia el futuro y ver que es brillante. Ya no debemos tolerar más una infraestructura ruinosa que se está cayendo a pedazos.

Como ejemplo de una actitud de “podemos hacerlo” que usó para caracterizar la forma en que los estadounidenses solían hacer las cosas, Trump citó el caso del gobernador de Nueva York Dewitt Clinton, quien hace 200 años tuvo el tipo de “visión osada y audaz” de construir el Canal del Erie; incluso cuando Thomas Jefferson le dijo que el proyecto era una “locura”. Si quieres que un neoyorquino haga algo, dijo, dile que es imposible, y luego observa cómo lo hace. Justo como ocurrió cuando se construyó en Canal de Erie, prometió, “nosotros vamos a abrir nuevas rutas, de la misma forma en que lo hicieron nuestros ancestros”. Atacó a los demócratas por “obstruccionistas” y le hizo un llamado a ambos partidos, demócratas y republicanos para que se unan en la construcción de Estados Unidos.

Trump mencionó de manera especial la importancia de los 12,000 millas de vías fluviales de las que dependen productores, industria de maquinaria pesada, agricultores y otros. Atrás de él, en el río se veía un remolque con 12 barcazas.

“Los ríos son la sangre que nutre el corazón de nuestra tierra” subrayó. Nosotros dependemos de las vías navegables para el transporte de carga de energía y sin embargo, nuestras esclusas y represas tienen casi medio siglo. Ya no son fiables. “No ha habido mejoras de capital”. Los estadounidenses quieren construir proyectos totalmente nuevos, “los trabajadores calificados están esperando volver a trabajar”.

Trump hizo referencia a su decisión de abandonar el tratado climático de Paris, y lo puso como un ejemplo de “intereses extranjeros que tratan de decirnos qué hacer”.

No desarrolló en detalle cómo intenta financiar su programa de infraestructura, y se refirió en general a su plan de generar $1 billón de dólares en inversiones en infraestructura, $200 mil millones de los cuales, dijo, provendrían directamente de inversiones federales. El gobierno federal tiene que ser un socio responsable, dijo, que trabaja al nivel de los gobiernos estatales y locales para ayudarles a fijar las prioridades en los proyectos.