Japón sale en apoyo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en cumbre de la OCS

10 de junio de 2017

10 de junio de 2017 — Le preguntaron los periodistas al vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, si los funcionarios del gobierno de Putin estarían pegados a sus televisores para ver el testimonio que dio ante el Senado de Estados Unidos, el ex director del FBI que fue despedido de su cargo, James Comey, y les dijo que el Kremlin no tiene ningún interés especial en escucharlo, porque Rusia tiene otro cronograma internacional. “La cumbre de los jefes de Estado de la Organización de Cooperación de Shangai” (OCS) que se llevó a cabo el 8 y 9 del presente en Astana, Kazajstán, y que “tiene un interés mucho mayor para nosotros”, afirmó.

“Eso es correcto”, dijo Lyndon LaRouche.

Los jefes de Estado de la OCS se reunieron en Astana, capital de Kazajstán, y ampliaron la membresía de la organización por primera vez desde su fundación en 1996. Recibieron a India y a Pakistán como nuevos miembros, de tal modo que la OCS ha crecido para cubrir alrededor del 60% de todo el territorio eurasiático, y el 43% de la población mundial. El Presidente Vladimir Putin y el Presidente Xi Jinping se reunieron en Astana, al margen de la cumbre de la OCS; en sus pláticas pusieron de relieve la situación de Corea. El primer ministro Modi de India se reunió con Putin y también con el Presidente Xi Jinping.

En una situación relacionada que es también parte del Nuevo Paradigma por el cual Lyndon y Helga LaRouche han estado peleando por casi medio siglo, Shinzo Abe, primer ministro de Japón, en su intervención en la conferencia “El Futuro de Asia” en Tokio, Japón, por primera vez dio el apoyo oficial de Japón a la iniciativa de la Franja y la Ruta, siempre y cuando haya “transparencia y equidad”. Al día siguiente, el periódico Global Times de China, propiedad del Diario del Pueblo del partido gobernante chino, publicó una editorial sin firma titulada “Abe’s Belt and Road Change of Heart a Welcome Step” (Bienvenido cambio de postura de Abe sobre la Franja y la Ruta).

El Global Times señaló las reservas de Abe, pero escribió que “Japón solía mantener una actitud pasiva tanto hacia el Banco de Inversión en Infraestructura liderado por China como hacia la iniciativa de la Franja y la Ruta, dos programas importantes que son emblemáticos del ascenso de China. La nueva actitud que tiene Abe al respecto refleja un cierto cambio de mentalidad en Tokio, y le damos la bienvenida a este cambio.

“Las normalizaciones de las relaciones bilaterales dependen principalmente de la normalización de la visión y de la mentalidad de ambas partes, lo cual en ambos casos es una tarea muy difícil... No importa que tan lejos llegue Tokio hacia la dirección correcta, China debe promover este cambio y hacer que se mantenga, lo cual está en la línea de los intereses nacionales de China”.