Conferencia sobre Centro America: una oportunidad perdida

16 de junio de 2017

16 de junio de 2017 — La importante conferencia que se llevo a cabo el 15 y 16 de junio titulada Conferencia por la Prosperidad y la Seguridad en Centro America, que tuvo lugar en Miami y a la cual asistieron varios miembros del gabinete del Presidente Trump y varios jefes de Estado y otros dignatarios de México, Centroamérica y de otras naciones de Iberoamérica, se convoco para abordar los problemas de la espantosa violencia relacionada con el narcotráfico en Centroamérica y sostener una debate sobre maneras de estabilizar la región elevando la seguridad y el desarrollo económico. Particularmente la discusión se centro en las tres naciones del “triangulo norte” de Centroamérica, a saber, El Salvador, Honduras y Guatemala, devastadas por carteles del narcotráfico y la destrucción de la economía, y junto con México, la fuente de la mayoría de la inmigración ilegal a Estados Unidos.

El gobierno mexicano copatrocino la conferencia. La idea de esta salio de una propuesta que hizo México después del viaje que hicieron en febrero de este año a la Ciudad de México, Rex Tillerson Secretario de Estado de Estados Unidos, acompañado de John Kelly, Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Los funcionarios mexicanos elogiaron efusivamente a Tillerson y a Kelly por sus esfuerzos para lograr una coordinación con el gobierno del Presidente Peña Nieto.

Los participantes de Iberoamérica estaban evidentemente complacidos de que el gobierno de Trump este abordando este tema tan grave, y aseguraron que el Presidente de Estados Unidos esta comprometido a trabajar junto con estos gobiernos para mejorar grandemente su seguridad nacional y promover el desarrollo económico (lo cual incluye también acabar con el narcotráfico en Estados Unidos) para crear un mayor numero de empleos para estimular a que los ciudadanos de esos países “se queden en su nación” y no busquen emigrar a Estados Unidos.

Pero fue precisamente en las cuestiones sobre la economía que las platicas en la conferencia estuvieron completamente equivocadas, sin tocar para nada los proyectos planteados por la Nueva Ruta de la Seda y otros proyectos de desarrollo y opciones de financiamiento que ofrece la única solución a la devastación en Centroamérica. Tillerson y Kelly hicieron declaraciones fuertes sobre la cuestión de las drogas en Estados Unidos, en donde Kelly le dijo a un periodista del NPR (National Public Radio) que la “insaciable demanda [de EUA] de drogas ha victimizado a las naciones de Centro America”. Pero al mismo tiempo, los dos insistieron que “el sector privado” es el mas indicado a garantizar la efectividad del desarrollo económico.

Tillerson hizo un llamado a mejorar el “clima empresarial” para atraer la inversión extranjera, reducir las regulaciones, llevar a cabo reformas fiscales, mejorar la “competitividad”, eliminar la corrupción, etc. Incluso insto a los gobiernos del Triangulo Norte a “escuchar a las recomendaciones del sector privado” para impulsar sus economías. Kelly fue mas allá y enfatizo que los mejores empleos para estas naciones serian los de mano de obra intensiva, “no de alta tecnología”.