TASS de Rusia destaca a Helga Zepp-LaRouche: “La campaña contra Rusia en EU no pudo bloquear el logro de la reunión Putin-Trump”

10 de julio de 2017

10 de julio de 2017 — Un artículo del 8 de julio del corresponsal de TASS, Ivan Pilshchikov, está dedicado casi en su totalidad a presentar la “opinión experta” de la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, con relación a la reunión del 7 de julio entre Putin y Trump en Hamburgo, Alemania. El artículo, cuya traducción se reproduce enseguida, destaca la cita siguiente como énfasis: “La directora del Instituto Schiller cree que los Presidentes ruso y estadounidense ‘tienen perspectivas similares en que no aceptan las guerras y las intervenciones y la interferencia en los asuntos de otros países’ ”.

NUEVA YORK, 8 de julio (corresponsal de TASS, Ivan Pilshchikov). La primera reunión del Presidente ruso Vladimir Putin, con su colega estadounidense Donald Trump, fue extremadamente buena, a pesar de la actual campaña en contra de Rusia en Estados Unidos y eso suscita nuevas esperanzas de que haya una cooperación efectiva entre Moscú y Washington. Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller internacional, que trata de temas políticos y económicos, expresó esta opinión en conversación con el corresponsal de TASS.

Avance fundamental en las relaciones

“Yo considero que es un avance fundamental serio, considerando la situación de los últimos seis meses” dijo, explicando que se refería al escándalo fabricado en Estados Unidos y agitado en torno a las acusaciones de que Rusia había interferido en las elecciones presidenciales de EU en el 2016. Zepp-LaRouche recalcó que los medios y los oponentes políticos al nuevo líder estadounidense lanzaron esta campaña con un solo objetivo: imposibilitarle a Trump llevar a cabo su promesa de campaña de que mejoraría las relaciones con Rusia.

Entre los resultados más importantes de la reunión, destacó la dirigente del Instituto Schiller están: el acuerdo alcanzado sobre el cese al fuego en el suroeste de Siria, el nombramiento de Kurt Volker como Representante Especial de Estados Unidos para Ucrania, así como también las posibilidades de cooperar en el combate al terrorismo y la seguridad cibernética.

“Si las dos potencias nucleares más grandes del mundo empiezan a discutir estos temas, es un gran avance en el mantenimiento de la paz”, destacó.

Perspectivas similares

Zepp-LaRouche cree que ambas partes deben considerar como positiva esta reunión. “Hubiera sido mejor, si se hubieran reunido en enero. Pero se pospuso debido precisamente a la campaña antirrusa en Estados Unidos”, señaló. La presidenta del Instituto Schiller subrayó que “si lo que se estableció fue un entendimiento a nivel personal entre los jefes de Estado de las dos potencias nucleares más poderosas, esto significa que la reunión fue muy exitosa”.

Observó que parece que definitivamente Trump y Putin “tienen perspectivas similares de no aceptar guerras e intervenciones, no aceptar interferencias en los asuntos internos de otros países, y la organización de ‘revoluciones de color’. Son dirigentes sobresalientes, a pesar de los intentos de los tradicionales medios de comunicación occidentales por pintarlos de forma diferente” subrayó la experta.

¿Una gran troika?

Zepp-LaRouche cree que hay varios factores que dan pie a tener esperanzas de que, con Trump en el cargo “se va a producir una cooperación positiva entre los tres países más importantes, Rusia, China y Estados Unidos”. Dijo que esto se ve indicado, en particular, por la positiva reunión del Presidente estadounidense con Putin en Hamburgo y con el Presidente de China, Xi Jinping, en abril en la propiedad de Trump Mar-a-Lago en Florida .

“No podemos resolver todos los problemas del mundo actual en base a modelos viejos”, enfatizó Zepp-LaRouche. Destacó que las relaciones trilaterales entre Moscú, Pekín y Washington, como los temas de seguridad y económicos, se podrían convertir en el “nuevo paradigma”.

El Instituto Schiller forma parte del movimiento internacional de Lyndon LaRouche, quien promueve un reacercamiento de Estados Unidos con Rusia y los otros países miembro del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

En diciembre del 2016, activistas del Instituto Schiller presentaron una ofrenda floral ante el Consultado General ruso en Nueva York en memoria de las víctimas del accidente del avión Tu-154 y cantaron el himno nacional ruso a la entrada del edificio. En enero encabezaron una ceremonia en memoria de los que murieron en el accidente aéreo, ante el monumento Gota de Lágrima, de Zurab Tsereteli, en Bayonne, Nueva Jersey.