Ataques desquiciados en contra de la cumbre Trump-Putin en círculos de Washington; embajadora ante la ONU Haley fuera de control

11 de julio de 2017

11 de julio de 2017 — La reunión del 7 de julio entre los Presidentes Trump y Putin desató el pasado fin de semana a todos los neoconservadores angloamericanos rabiosos, tanto republicanos como demócratas, que gritaban que Trump había “cedido terreno” ante Putin y había “traicionado” a Estados Unidos, según dijo el demócrata por California, Adam Schiff, por no haber culpado solo a Rusia por la interferencia electoral, cuando habló en Polonia.

Hablando de verdaderas traiciones, ahí está la embajadora ante la ONU Nikki Haley quien se supone habla en representación del Presidente, pero parece que recibe órdenes de Londres. El 8 de julio, apareció dos veces en CNN, una entrevista pregrabada para el programa “Estado de la Unión” del domingo y una entrevista por separado con la corresponsal de CNN Dana Bash. En ambas, rebuznó que, por supuesto, “todo mundo sabe” que no solo interfirió Rusia en las elecciones de EU en el 2016, “sino que están haciendo lo mismo por muchos continentes, y lo están haciendo en una forma en la que están tratando de crear caos dentro de los países”. Alegó que el hecho de que Putin negara haber interferido en las elecciones estadounidenses es “exactamente lo que pensamos que haría, que es tratar de negar su interferencia”. Pero, “no podemos confiar en Rusia y nunca en la vida confiaremos en Rusia”, chilló Heley. En cuanto a un acuerdo de seguridad cibernética, dijo que la principal razón para tenerlo es que “uno mantiene cerca de sí a aquellos en los que no confía, para poder estarlos vigilando siempre y mantener bajo control”.

El ex director de la CIA John “no fabrico evidencia” Brennan, al hablar ayer en el programa “Meet the Press” de NBC, atacó violentamente a Trump por atreverse a decir que se sentía honrado de haber conocido al Presidente Putin. “¿Un honor conocer al individuo que llevo a cabo un asalto en contra de nuestras elecciones? Para mí, eso es algo muy deshonroso”. Brennan se encendió en particular ante el hecho que Trump puso en tela de juicio la calidad de la información de inteligencia de Estados Unidos, quejándose de que durante su discurso en Varsovia, Trump “le dio a Putin la oportunidad de destacar las fallas de la inteligencia de EU. Para mi, creo que le cedió terreno”.

Y después tenemos al dúo de Lindsey Graham (republicano por Carolina del Sur) y John McCain (republicano por Arizona) que se presentaron en programas de comentarios el 9 de julio para proclamar que la cumbre Putin-Trump había sido “desastrosa” y arremetieron en contra del cese al fuego en Siria, por que según ellos simplemente es una forma de respaldar al “asesino” Presidente sirio Bashar al-Assad. Solo les tomó un poco más de dos horas, dijo Graham, para que Trump y el Secretario de Estado Rex Tillerson decidieran “ perdonar y olvidar en lo que se refiere a los ataques cibernéticos en contra de las elecciones estadounidenses en el 2016”. La idea de un acuerdo sobre seguridad cibernética es “algo muy cercano a la cosa más estúpida que he escuchado en mi vida”, se desgañitó Graham.

En el programa “Face the Nation”, McCain alegó que Rusia “se salió con la suya” de tratar de cambiar el resultado de las elecciones del año pasado y aunque no pudieron afectar el resultado, no se les ha castigado por haberlo intentado.“No han pagado ni una sola vez por haberlo hecho”. McCain se le descompuso más la cara sobre el acuerdo de cese al fuego en Siria, culpando a los rusos de respaldar la supuesta “carnicería” de Assad en contra de la población siria y el uso de armas químicas. Alabó lambisconamente a los Cascos Blancos por haber aportado evidencia de los “delitos” de Assad.