Estas medidas programáticas sobre infraestructura en EU rayan en la locura

19 de julio de 2017

18 de julio de 2017 — En medio del desmoronamiento visible de la infraestructura de transporte en dos de las tres ciudades principales de Estados Unidos, así como también en el vital Corredor Ferroviario del Noreste, el proyecto de ley de asignaciones para Transporte y Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano de la Cámara de Representantes, que dio a conocer la Comisión de Asignaciones el 14 de julio, elimina por completo las llamadas subvenciones federales TIGER (siglas en inglés del programa de Inversiones en Transporte para Generar la Recuperación Económica), de $500 millones a cero. El proyecto de ley, que ahora va al pleno de la Cámara de Representantes para su votación, recortó el presupuesto global del Departamento de Transporte en un 8% en términos absolutos.

Las subvenciones TIGER se usan también para mejoras en la infraestructura portuaria; en tanto que las renovaciones en esclusas y presas en las aguas interiores se realizan mediante un programa de préstamos federales del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU (USACE, por sus siglas en inglés), programa que sufrió un recorte del 54% en el mismo presupuesto de asignaciones. Las exportaciones agrícolas estadounidenses están empezando a verse amenazadas pero no por competencia en los precios o comercio injusto, sino por el desplome en los sistemas de vías fluviales internos, a los cuales la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles le dio una calificación general de “D” (reprobado).

La Coalición de Vías de Acceso y Corredores Comerciales de E.U. (CAGTC, en sus siglas en inglés) hizo público el 14 de julio una serie de documentos oficiales que describen la contracción en la infraestructura nacional de fletes. El documento se titula “El papel vital de la infraestructura de transporte en el avance de la agricultura” y repasa el impacto del deterioro de la infraestructura sobre la competitividad agrícola de EU, enfocándose en la soya cosechada en Illinois y Iowa. Acaba de haber una gran venta de soya a China, pero el 58% de la soya tiene que pasar por las esclusas en los ríos Illinois, Ohio y Misisipi y salen de Estados Unidos por los puertos del Golfo.

“Más de la mitad de las esclusas tienen más de 50 años de construidas. La esclusa LaGrange sobre el río Illinois tiene 80 años, difícil de mantener por el concreto y otros componentes críticos que se están desmoronando...

“Entre el 2000 y 2014, la demora promedio por esclusa casi se duplicó y... 49 por ciento de las embarcaciones sufrieron demoras en el 2014” y es peor hoy.

La acumulación de casos pendientes de mantenimiento de las vías fluviales que realiza la USACE sigue en aumento y está ahora en los $600 millones; el tiempo de programación y de realización de una renovación/reemplazo importantes, ha crecido hasta décadas.

Mientras tanto, la renovación de la infraestructura hidráulica de las ciudades y pueblos de todo Estados Unidos requiere por lo menos $50 mil millones anuales durante un período de décadas; pero el financiamiento federal para esto, es solo un 25% de lo que era hace 40 años en términos reales. Es probable que este año el Congreso Federal elimine además un fondo de préstamos federales por $500 millones para pueblos rurales. Así, en el 2015 se le vendieron a compañías privadas 48 servicios públicos de drenaje y agua; en el 2016 otras 53 más y en el primer trimestre del 2017, otras 23 más.