Moon Jae-in: No habrá guerra en la Península Coreana. Kim detiene las pruebas con misiles en Guam

18 de agosto de 2017

17 de agosto de 2017 — El Presiente de Corea del Sur, Moon Jae-in, declaró en su discurso de Día de la Liberación de Corea (liberación del dominio japonés en 1945, que celebran tanto el Norte como el Sur), que no habría guerra si no la aprueba Seúl y que Corea del Sur va a emplear “todos los medios” disponibles para evitar una guerra. “Solo Corea del Sur puede decidir sobre acciones militares en la península coreana y nadie más puede decidir emprender acciones militares sin el consentimiento de Corea del Sur” dijo Moon. “El gobierno, jugándose el todo por el todo, va a bloquear la guerra por cualquier medio”.

Esta declaración se produjo después de las reuniones que sostuvo Moon con el Jefe del Estado Mayor Conjunto de EU, general Joseph Dunford, quien estuvo en Seúl el lunes 14; el martes 15 estuvo en Pekín y después visitará Japón.

Mientras tanto, las estaciones de televisión de Corea del Norte, y de todo el mundo, mostraron a Kim Jong-un recibiendo un informe sobre el plan para demostrar que Corea del Norte tenía la capacidad de atacar Guam, enviando cuatro misiles que alcanzarían unas 20 millas del territorio estadounidense. Kim Jong-un anunció que en este momento no pensaba activar la planeada demostración.

Estos acontecimientos, junto con el hecho de que se supo hace unos días que bajo el gobierno de Trump ha habido pláticas tras bambalinas entre EU y Corea del Norte y después de reuniones de alto nivel entre los Ministros de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Rusia, China y Japón, en el Foro Regional ANSEA de la semana anterior, todo esto indica que las cosas se mueven hacia la cordura y posiblemente hacia pláticas más formales a empezar en un futuro próximo. Por otro lado, tanto el general Dunford como el jefe de las fuerzas armadas de EU en Corea, general Vincent Brooks, dijeron que EU tiene planeado proceder con los ejercicios militares programados con Corea del Sur entre el 21 y 31 de agosto, a lo que los norcoreanos van a responder con algún tipo de prueba.

El Global Times de China editorializa hoy sobre los ejercicios, y señala que “definitivamente van a provocar más a Pyongyang y se espera que Pyongyang de respuestas más radicales... si Corea del Sur realmente no quiere la guerra en la península coreana debería de tratar de parar estos ejercicios militares”.