VP Pence presiona a Venezuela, alaba las reformas neoliberales como promesa de futuro

18 de agosto de 2017

17 de agosto de 2017 — En su recorrido de esta semana por seis naciones de Iberoamérica, en México, Colombia, Brasil, Argentina, Chile y Panamá, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, parece haberse alejado en cierto modo de las declaraciones dadas anteriormente por el Presidente Trump sobre una posible opción de intervención militar en Venezuela, aunque mantuvo sin embargo, que “todas las opciones están en la mesa”.

En vista de que cada uno de los jefes de Estado con los que Pence se ha reunido hasta ahora declararon públicamente que es inaceptable una intervención militar para la región, Pence se concentró en la necesidad de que haya una alianza continental para avanzar con la presión económica y política sobre Venezuela. Y, así como el gobierno de Trump está haciendo con China con respecto a la situación de Corea del Norte, Pence dijo que Trump “exhorta a todos nuestros vecinos en toda Latinoamérica a hacer más”, mientras promueve que Estados Unidos “continuará presentando en toda su extensión el poder económico y diplomático de Estados Unidos hasta que se restaure la democracia en Venezuela”.

Pence también aprovechó la oportunidad durante su recorrido para pedir a Chile, Brasil, México, y Perú que rompan sus relaciones diplomáticas con Corea del Norte, afirmando que esto ayudaría a “que fuera más fácil lograr una solución pacífica” y mostrar a Pyongyang que desafiar la voluntad de la comunidad internacional “tiene un costo”, informó RT. Como reflejo de la idea completamente desatinada de que se puede aislar a Pyongyang para someterla, Pence advirtió que “es un imperativo que el régimen en Pyongyang entienda que todas las opciones están en la mesa”.

El vicepresidente también se volcó en hacer copiosas alabanzas a las reformas neoliberales que varios gobiernos han adoptado. El 15 de agosto en una rueda de prensa conjunta con el Presidente de Argentina Mauricio Macri, y en un discurso que dio en otra ocasión ante empresarios argentinos y de Iberoamérica, Pence aplaudió las “valientes reformas económicas” tomadas por Macri, las cuales están destruyendo la economía del país y su fuerza de trabajo. Pence resaltó que “el modelo de Argentina es el futuro”. Haciéndose eco de la cantaleta de Wall Street de que la Presidente anterior, Cristina Fernández de Kirchner, “aisló a Argentina”, Pence anunció que Macri “ha restaurado la reputación de Argentina en el mundo”.

Tuvo igualmente palabras muy favorables para las reformas al trabajo y a las pensiones implementadas en Brasil por Michel Temer, quien llegó a la Presidencia luego de un golpe de Estado parlamentario a la Presidente legítima Dilma Rousseff, reformas que son un ataque a los niveles de vida de la población y a los derechos de los trabajadores.