La producción de opio financia el terrorismo en Afganistán, le recuerda el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso a la OTAN y a Trump

22 de agosto de 2017

22 de agosto de 2017 — El Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, hizo un llamado de atención el 18 de agosto en su “Comentarios sobre la situación de narcotráfico en Afganistán”, al respecto de la reciente recomendación hecha por el Inspector General Especial de Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán, John Sopko, de que EU desarrolle una estrategia en contra de las drogas para Afganistán. La recomendación que hace Sopko es pertinente, señala el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, dado el hecho de que “la producción de drogas en Afganistán ha llegado a niveles nunca antes vistos”.

El Presidente Trump anunció el lunes 21 en la noche la “nueva” estrategia para Afganistán.

La declaración del Ministerio ruso explica esta realidad que se empeora cada vez más:

“Según estimaciones de expertos, se espera que para el 2017 haya un fuerte aumento en la producción de drogas. Las zonas bajo cultivo de drogas en Afganistán ya superó las cifras del año pasado, y alrededor de un tercio de la población del país participa en el cultivo de la amapola (adormidera).

“El volumen del narcotráfico afgano no está disminuyendo, en tanto que su geografía ha aumentado, en particular hacia países africanos. Se ha intensificado la llamada ruta de los Balcanes (Pakistán-Irán-Turquía-Europa). Una cantidad cada vez mayor de sustancias narcóticas provenientes de Afganistán se envían a Europa por Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Ucrania.

“Al mismo tiempo, cada año se importan ilegalmente hacia Afganistán toneladas de sustancias químicas precursoras para producir los narcóticos. Más aún, según informaciones de fuentes afganas, países como Italia, Francia y Holanda están entre los principales proveedores.

“En este contexto, la renuencia o la incapacidad de Estados Unidos y las fuerzas de la OTAN, a pesar de su presencia de tantos años en Afganistán, para proporcionar una asistencia eficaz al gobierno afgano para frenar la producción de drogas, la cual se sabe que es una fuente fundamental para el financiamiento del terrorismo, causa gran desconcierto. Según las estimaciones de las Naciones Unidas (ONU), la economía de la droga significa alrededor de la mitad de las ganancias de los grupos armados ilegales de Afganistán, estimada en unos $400 millones de dólares”, señal la declaración.