Yellen y Draghi no mencionan el alfiler en la casa de las burbujas

28 de agosto de 2017

26 de agosto de 2017 — Frente a la amenaza de un crac en los mercados de deuda y por lo tanto de los bancos, tanto la jefa de la Reserva Federal Janet Yellen como el Jefe del Banco Central Europeo Mario Draghi decidieron “advertir” en sus discursos en la Conferencia Internacional de la Fed en Jackson Hole que no se deben relajar las regulaciones de la ley Dodd-Frank en Estados Unidos ni otras relacionadas. Estas regulaciones, dijeron ambos, forman parte integral del trabajo excelente que han realizado sus respectivos bancos centrales en hacer más “seguro” al sistema bancario.

Pero ninguno de ellos dijo nada sobre lo que realmente debieron haber advertido: sus propios planes de reducir los programas de “emisión cuantitativa”, que han servido para rescatar a los megabancos de Londres y Wall Street. Junto con la “emisión cuantitativa” del Banco de Japón y el Banco de Inglaterra, los bancos centrales han producido de la nada unos $13 billones de dólares con los cuales han hecho compras netas de bonos inservibles a los grandes bancos insolventes. Sin embargo, el propósito inminente de la Reserva Federal de empezar a vender, aunque lentamente, estas inmensas carteras de papeles, es lo que en realidad constituye ahora el “detonante” de la mayor amenaza de un nuevo crac financiero.

Como le “advirtieron” los mismos bancos estadounidenses al Tesoro la semana pasada, hasta el aumento más leve de las tasas de interés amenaza con crear una cascada de desplomes de deuda tipo chatarra, que totaliza unos $2,5 billones de dólares, en la burbuja de deuda corporativa de EU. Y amenaza el equivalente a demandas de cobertura suplementaria en un volumen mucho mayor, de la deuda de la “ingeniería financiera” que han adquirido las compañías con el fin de comprar sus propias acciones o realizar fusiones. Esto es lo que deberían haber “advertido” Yellen y Draghi; pero ninguno dijo ni una palabra sobre sus futuras acciones inmediatas, empezando con la desaceleración por parte de la Reserva de las reinversiones de sus ingresos con la emisión cuantitativa.

La publicación de Washington, DC, The Hill publicó un artículo el 25 de agoto del ex subdirector del FMI, Desmond Lachman, titulado “Banqueros Centrales: Cuidado con los estallidos de las burbujas”. Lachman les dio a los bancos centrales demasiado crédito por haber “restaurado el crecimiento”; aunque cita la advertencia de Alan Greenspan, entre otros, de que la burbuja de los mercados de bonos a nivel mundial está a punto de estallar. “Esos que estuvieron en Jackson Hole deberían de estar pensando sobre los activos que han creado esas burbujas. Deberían estar elaborando planes de contingencia para hacerle frente al estallido de esas burbujas y sus activos”, escribe Lachman. Pero al igual que en el 2008, no lo están haciendo.