Simposio con los VIPS y Will Wertz: El “hackeo ruso”, trabajo interno para destruir la Presidencia de EU e iniciar una guerra contra Rusia

12 de septiembre de 2017

9 de septiembre de 2017 — A continuación el discurso de apertura del miembro de la junta editorial de la EIR, Will Wertz, en el seminario de EIR “El ‘hackeo ruso’, trabajo interno para destruir la Presidencia iniciar una guerra contra Rusia”. Los otros dos participantes fueron Ray McGovern y William Binney del grupo Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés)

Will Wertz:

Quisiera empezar deseándole un feliz cumpleaños a Lyndon LaRouche, que en realidad fuer ayer. Como lo indicó Dennis, ayer fue su cumpleaños número 95. También quiero expresar mi gratitud, la gran gratitud del movimiento de LaRouche, por la labor valerosa emprendida por Ray McGovern y Bill Binney y el VIPS en la lucha por la verdad. El poeta alemán Friedrich Schiller, en su escrito sobre la historia universal, decía: “Qué mejor regalo le puede ofrecer un hombre a otro que no sea la verdad?” Lo que ellos han desarrollado en términos de análisis forense, el cual presentarán un poco más adelante, es de una importancia extraordinaria porque destruye totalmente la mentira que se ha estado utilizando para movilizar en contra de Rusia, en contra de la Presidencia de Estados Unidos y en contra de la posibilidad de un nuevo paradigma para la humanidad en su conjunto.

Ahora bien, hace muchos años, 2,500 años para ser precisos, Platón escribió dos diálogos, entre otros,: el Timeo y Critias. Lo que discute en ambos, es una inundación que destruyó una civilización entera. En el Timeo, Platón informa que un sacerdote le dijo a Solón: “Ustedes los helenos nunca serán nada más que niños. No hay ningún hombre viejo entre ustedes. Ha habido y habrá de nuevo, muchas destrucciones de la humanidad provocadas por muchas causas. Las mayores han sido provocadas por obra del fuego y del agua”. Señala que la razón por la cual esas civilizaciones fueron incapaces de hacerle frente a dichos desastres naturales es que “se empezó a desvanecer entonces la semejanza que tenían con los dioses y empezaron a comportarse indecorosamente. Estaban adquiriendo la infección de la malvada codicia y la soberbia del poder”. Afortunadamente, ahora tenemos en Estados Unidos, algunos hombre viejos, en particular a Lyndon LaRouche, quien, en realidad es más joven que muchos en términos de su mente.

La pelea de LaRouche

Lo que yo quiero hacer, es plantear exactamente, de manera resumida, aquello por lo que él ha luchado, porque no creo que tengamos el tiempo suficiente para repasarlo en detalle. Pero Lyndon LaRouche ha luchado, como Dennis indicó, en contra del imperio británico, remontándose hasta por lo menos a su servicio en la Segunda Guerra Mundial en el subcontinente indio, en Birmania, como se le conocía en ese entonces, y en India. Vio de primera mano la política genocida de los británicos en contra de la población de la India. En ese momento, se comprometió de por vida a derrotar al imperio británico, y a hacer lo que Franklin Roosevelt le dijo durante la guerra a Winston Churchill que estaba comprometido a hacer. Roosevelt le dijo que nosotros no estábamos peleando en la Segunda Guerra Mundial para preservar el imperio británico. Después de la Segunda Guerra mundial, vamos a emplear los métodos del Sistema Americano de desarrollo económico para desarrollar al resto del mundo. Desafortunadamente, esa misión de Roosevelt fue saboteada después de su muerte por Winston Churchill y por Harry S Truman; un hombre muy mezquino. Lo que resultó fue la primera movilización en contra de Rusia, y específicamente en contra de la alianza a la que se había comprometido Roosevelt, que era una alianza entre Estados Unidos, Rusia, China y otras naciones, para desarrollar el planeta utilizando los métodos del Sistema Americano.

Viendo cual ha sido la pelea de Lyndon LaRouche en el transcurso de décadas, yo solo quisiera señalar algunos puntos. Primero que todo, Lyndon LaRouche es un pensador original, en la tradición de Nicolás de Cusa, de Gottfried Leibniz. Es un economista que ha pronosticado correctamente acontecimientos económicos durante varias décadas. El pronosticó la crisis económica del período de 1968-1971 que llevó a Nixon a abandonar el sistema de Bretton Woods. El presentó soluciones durante décadas, que si se hubieran llevado a cabo, hubieran creado una situación totalmente diferente en este planeta Tierra y más allá.

En 1975, planteó la creación de un Banco de Desarrollo Internacional. En 1977, propuso crear el Tercer Banco Nacional de Estados Unidos. A finales de los 1970s y después a principios del gobierno de Reagan, trabajó en lo que Reagan después anunció en marzo de 1983 como la Iniciativa de Defensa Estratégica, como una forma de eliminar el peligro de guerra termonuclear entre Estados Unidos y Rusia en particular. En 1982, planteó una Operación Juárez, que se proponía ser el modelo de las relaciones Norte-Sur entre Estados Unidos y México, en donde habría intercambio de tecnología por petróleo para desarrollar la economía de México. Todos los problemas que hemos tenido desde entonces, en torno al TLCAN y demás, son producto de que México y América Central no hayan podido desarrollarse económicamente.

En 1983, presentó un programa para el desarrollo económico de largo plazo de las cuencas del Océano Indico y Pacífico. En 1990, él y su esposa Helga Zepp-LaRouche presentaron el programa del Triángulo Productivo, que fue un concepto de corredores de desarrollo económicos entre París, Berlín y Viena. Esto se amplió después, a la caída de la Unión Soviética, ala propuesta del Puente Terrestre Mundial. En 1990, presentó un programa que se llamó Plan Oasis, para desarrollar económicamente el Medio Oriente, lo cual hubiera sido la base para resolver la crisis israelí-palestina. En 1997, hizo un llamado a una conferencia por un Nuevo Bretton Woods con el fin de restablecer una “nueva arquitectura financiera”, como Bill Clinton le llamó después, antes de que lo atacaran. Esto hubiera sido la base para el desarrollo económico en todo el mundo. En 1997, la EIR publicó un informe especial titulado “El Puente Terrestre Euroasiático: la Nueva Ruta de la Seda”, que 20 años después se convirtió en el programa de la Ruta de la Seda, Una Franja, Una Ruta, que ahora se está volviendo hegemónica por el resto del mundo.

Lo que quiero tratar aquí es el motivo por el cual se ataca a Rusia; por qué se ataca al Presidente Trump. Yo diría que la razón principal es que el imperio británico —que sí existe; puede ser que exista de forma diferente a como existía antes de la Segunda Guerra Mundial, pero existe— ejerce su influencia por todo el mundo, y específicamente en Estados Unidos también. Los británicos han estado involucrados en los ataques contra Rusia y al Presidente Trump desde un principio. Esto se ha documentado en los medios; hay un artículo del [diario londinense] Guardian en el sentido de que el Government Communications Hedquarters of Britain (GCHQ) [Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno]-que es el equivalente a la Agencia de Seguridad Nacional [NSA], empezó a vigilar a Trump desde por lo menos en 2015, en cuanto anunció Trump su candidatura a la Presidencia. Estamos hablando de 2015. Después por supuesto, tenemos al MI6 en la forma de Christopher Steele, quien elaboró el llamado expediente que ha sido el mapa seguido por varios agentes de inteligencia en este país, que estuvieron ligados al gobierno de Obama y a Hillary Clinton, y que han llevado a cabo la campaña constante en contra de Rusia y en contra del Presidente Trump.

Ahora bien, lo básico es que quieren parar una situación en donde Lyndon LaRouche pudiera realmente influir en los programas del Presidente Trump, tal y como LaRouche influyó y le dio forma a los programas de Reagan con respecto al SDI y también el impacto que tuvo en organizar al Presidente Clinton para que se moviera hacia una nueva arquitectura financiera, antes de que lo sometieran a una operación de enjuiciamiento político.

El Sistema Americano

Si vemos al Presidente Trump, ¿qué ha hecho? Durante su campaña, dejó en claro algunos principios. Dijo que quería trabajar con Rusia. Sería algo bueno poder trabajar con Rusia en particular para combatir el terrorismo. Se opuso a la política de cambio de régimen que había dominado la política estadounidense desde el gobierno de Bush hasta Obama, y que hubiera continuado con Hillary Clinton. Además, una de las cosas que hizo fue que envió una delegación a Pekín a la conferencia Una Franja, Una Ruta. Por lo menos existe el potencial de que el Presidente Trump oriente a Estados Unidos hacia esta nueva geometría de Una Franja, Una Ruta.

En términos de política económica —y esto es algo sobre lo que no ha actuado aún— ha expresado su compromiso con el Sistema Americano de economía política, de una forma en que no lo ha hecho ningún presidente estadounidense desde por lo menos Franklin Roosevelt. El 26 de octubre del 2016, en Charlotte, Carolina del Norte, hizo un llamado a una Glass-Steagall Siglo XXI. Después, ya como Presidente, el 15 de marzo en un discurso en Willow Run, Michigan, y después en un discurso el 20 de marzo en Louisville, Kentucky y en un discurso ante el Comité Nacional Republicano del Congreso el 21 de marzo, propuso el Sistema Americano de Alexander Hamilton, George Washington, Henry Clay y Abraham Lincoln. Específicamente, dijo en éste último discurso: “Nuestro primer Presidente republicano, Abraham Lincoln lanzó su primera campaña a un cargo de elección popular en 1832 cuando solo tenía 23 años de edad. Empezó imaginándose los beneficios que le acarrearía un ferrocarril a esa parte de Illinois, sin siquiera haber visto una locomotora de vapor. No tenía idea, aunque sabía lo que podía representar. Treinta años después, como Presidente, Lincoln firmó la ley con la que se construyó el Ferrocarril Transcontinental, uniendo a nuestro país de un océano al otro océano”.

El Ferrocarril Transcontinental de Lincoln fue la inspiración para el Ferrocarril Transiberiano en Rusia. También fue la inspiración de una gran estrategia mucho más amplia en la década de 1890, que fue la estrategia precursora de lo que estamos viendo hoy con el programa de Una Franja, Una Ruta de los chinos y que también propugnada los rusos. Esto se remonta a la perspectiva de Gottfried Leibniz, quien escribió lo siguiente: “Yo considero que es un plan singular del destino, que la cultura y el refinamiento de los humanos esté concentrado hoy como lo está, en los dos extremos de nuestro continente, en Europa y en China; que adorna al Oriente tal y como Europa lo hace en la punta opuesta de la Tierra. Quizás haya sido la providencia suprema la que ordenó dicho arreglo, para que las poblaciones más cultivadas y distantes al abrir sus brazos para estrecharse una con la otra, hicieran que todos aquellos que están en medio gradualmente pudieran ser elevados hacia una mejor forma de vida. Yo no creo que sea un accidente que los rusos, cuyo vasto dominio conecta a Europa con China y quienes ejercen dominio sobre las profundas tierras bárbaras del norte por la costa del océano congelado, hayan decidido emular nuestras formas con los esfuerzos vigorosos de su gobernante actual”, en referencia a Pedro I. Así que, lo que tenemos de Leibniz aquí, es un concepto que se remonta hasta a los años de 1600, de un puente para la humanidad desde Europa, pasando por Rusia, hasta China. Eso es lo que realmente estamos viendo como un potencial actualmente; algo que los británicos quieren parar.

Yo destacaría que nuestro enemigo siempre ha sido el imperio británico. Libramos una revolución en contra del imperio británico, fueron ellos los que incendiaron la Casa Blanca en 1812 y fueron ellos los que apoyaron a la Confederación durante la Guerra Civil. Fueron los rusos los que efectivamente apoyaron la Revolución Americana con la Liga de la Neutralidad Armada; y fueron los rusos, en especial el Zar Alexander II el que intervino en la Guerra Civil en contra de los británicos enviando su flota a San Francisco y Nueva York para evitar cualquier tipo de apoyo británico a los confederados.

El Puente Terrestre Mundial

En la década de 1890 se desarrolló una alianza basada en el Sistema Americano de Economía Política. Ahí estaban los franceses, los alemanes y los rusos en particular. Pero, primero que todo, déjenme decir algo sobre Japón. Henry C. Carey, quien era asesor de Abraham Lincoln, envió a Japón a uno de sus colegas, Peshine Smith, quien introdujo los programas económicos del Sistema Americano que contribuyeron a la Restauración Meiji. En los 1890, había un individuo, Gabriel Hanotaux, quien era ministro de Relaciones Exteriores de Francia. Él adelantó lo que llamaba “La Gran Central Asiática”. Esta es su descripción del mismo: “Empezando desde Oremburgo sobre el río Ural, este ferrocarril llegaría hasta Peshawar en la frontera india; uniendo al sistema ruso al sistema anglo-indio de ferrocarriles, a través de Asia central. Sería la comunicación entre el Transiberiano por una parte y el ferrocarril Bagdad por la otra”, que los alemanes estaban construyendo desde Berlín hasta Bagdad. “El objetivo era unir los ferrocarriles europeos con los ferrocarriles anglo-indios y más allá con los futuros ferrocarriles chinos”.

Al mismo tiempo, estaba el Conde Witte, que en 1892 se convirtió efectivamente en el ministro de Transporte de Rusia y después más tarde ese año, en ministro de Finanzas. Lo que el visualizaba era lo siguiente:“Una nueva ruta y nuevos horizontes, no solo para Rusia sino para el comercio mundial”. Este es el ferrocarril Transiberiano. “Estaría clasificado como uno de esos acontecimientos mundiales que le abren el paso a nuevas épocas en la historia de las naciones, y que con frecuencia ocasionan una sacudida radical de las relaciones económicas establecidas entre los Estados. Y en particular en relación a las naciones asiáticas, proporcionaría las bases para reconocer los intereses mutuos tangibles en el campo de la actividad económica de la humanidad a nivel mundial”. Lo cual constituye en realidad el concepto del Presidente Xi de China, el enfoque “todos ganan”, de intereses mutuos. O del programa estadounidense de John Quincy Adams para crear una comunidad de intereses en una familia de Estados nacionales soberanos.

Lo que sucedió es que los británicos se movieron para destruir toda esta perspectiva. Y eso es precisamente lo que están intentando ahora. Específicamente, en Alemania, forzaron la renuncia de Bismark en 1890; en 1892, fue asesinado Jules Ferry, quien era el mentor de Hanotaux. Sadi Carnot, el Presidente de Francia, fue asesinado en junio de 1894. McKinley, fue asesinado en 1901, Y Witte fue despedido en 1903. Así que, este es precisamente el tipo de política de cambio de régimen, digámoslo así, que los británicos y sus agentes en Estados unidos están intentando en este momento en contra de la Presidencia de Estados Unidos, con el fin de evitar, como le llamaba Hanotaux en ese entonces, este tipo de “Gran Central Asiática”. Pero ahora hablamos de un Puente Terrestre Mundial.

Hubo más maniobras por parte de los británicos en ese momento. Por ejemplo, el 16 de julio de 1894, se firmó el Tratado anglo-japonés de Comercio y Navegación que entró en vigor el 17 de julio de 1899, cinco años después. Pero a menos de dos semanas de firmarse el tratado, el 1 de agosto de 1894, se lanzó la guerra sino-japonesa, con centro en Corea. Buena parte de los problemas que tiene ahora la península de Corea, datan de toda esta operación de los británicos. En 1895, los japoneses se apoderan de Taiwán. Luego sucedió que este Tratado de Comercio y Navegación se desarrolló más en 1902 con la alianza anglo-japonesa que se firmó el 30 de enero. Los británicos también maniobraron para crear en 1903-1904, después de que Hanotaux había sido sacado de su cargo, la Entente Cordiale entre Gran Bretaña y Francia. Después tenemos la Revolución Rusa en 1905 y después se tiene la Triple Entente entre Rusia, Gran Bretaña y Francia en 1907. Y por supuesto, con el asesinato de McKinley, Teddy Roosevelt tomó posesión en Estados Unidos y se le dio marcha atrás a la relación estrecha entre Estados Unidos, Alemania y Rusia, que existía con McKinley. Teddy Roosevelt se fue en dirección de una relación especial entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, nuestros enemigos.

Ahora, probablemente no carece de importancia el hecho de que el tío de Teddy Roosevelt, James Bullock, había vivido exiliado en Gran Bretaña por ser un agente extranjero de la Confederación durante la Guerra Civil. Esta fue la fuente de la política probritánica de Teddy Roosevelt.

Lo que yo sugiero entonces aquí, es que tenemos en ese entonces un ejemplo directo de como opera el imperio británico. ¿Pueden proyectar la primera diapositiva? Solo repasaré esto brevemente. Esta política se elaboró más en 1928. Este es un mapa geopolítico [Grafica 1] que fue producido por el geopolítico británico Harold Mackinder. La idea básica era que se considera a Europa, África y Asia como la isla mundial. La política británica consistía en rodear lo que ellos llamaban la zona pivote o el centro, que es Rusia, con una medialuna rodeándola. El tema básico de Mackinder era que “quien gobierna a Europa del Este, domina el centro. Quien gobierna el centro, controla la isla mundial. Quien gobierna la isla mundial, gobierna al mundo”. Esta era su estrategia geopolítica; esta es la estrategia que desarrolló Haushofer con Hitler y que dio como resultado el ataque nazi en contra de Rusia, que contó con el apoyo de los británicos hasta que Hitler se volteó también en contra de occidente.

Pero si ven este mapa, piénsenlo en términos de las maniobras de la OTAN en dirección al este en Europa. Piensen en la crisis en la península de Corea actualmente. Piensen en Afganistán, antes y ahora. Piensen en la Primavera Árabe y las políticas de cambio de régimen llevadas a cabo por Bush y Obama en Iraq y en Libia. El intento por llevarlas a cabo en Siria, el intento por llevarlas a cabo en Egipto y así sucesivamente. Esta es la política sobre la que aún siguen operando después de la caída de la Unión Soviética. Y ésta es la política que tenemos que derrotar. El potencial es que el Presidente Trump se mueva en contra de esto y trabaje realmente con Rusia y China para revivir este concepto del Puente Terrestre Euroasiático.

Yo creo que es muy importante que la gente entienda cuál es la gran estrategia con la que está comprometido Lyndon LaRouche, con la que está comprometida su esposa Helga Zepp-LaRouche. Una gran estrategia para la humanidad, que es contraria al principio oligarca del imperio británico; en donde el desarrollo económico es la base para la paz; es la base para la cooperación entre distintas naciones por todo el mundo. Es el concepto de John Quincy Adams de una comunidad de principios entre una familia de Estados nacionales soberanos, en donde el hombre pueda llevar a cabo realmente su misión, la cual no es solo desarrollar el planeta para el hombre sino explorar y colonizar el espacio.

Regresando a Critias y al Timeo del inicio, la cuestión aquí es que el hombre se enfrentado las inundaciones, se enfrenta al fuego. En este caso, con los huracanes, existen evidencian que sugieren que la actividad solar, el fuego, tiene que ver en realidad con los huracanes y las inundaciones. Pero el punto básico es que existen actos de omisión y de comisión que pueden resultar en la destrucción de la humanidad. Entre los actos de omisión se cuentan, como indicó Dennis previamente, no construir la infraestructura que hubiera podido mitigar los huracanes y cosas por el estilo. Existe un acto de omisión, si no trabajamos junto con Rusia y China en una estrategia conjunta para prevenir los asteroides.

Luego están los actos de comisión, que incluyen las guerras injustas, que son el fuego, fuego termonuclear. Y existen también actos de comisión, entre otros las políticas financieras que están diseñadas desde la perspectiva de imponer el cero crecimiento económico y la reducción de la población, la cual ha sido la política del imperio británico.

Entonces, voy a terminar aquí. Yo creo, como ha dicho Lyndon LaRouche, que la victoria está a nuestro alcance, si nos movemos correctamente ahora. Porque ahora tenemos una situación diferente a la de los 1890 y principios de los 1900. La situación dio como resultado más de cien años de guerra, dos guerras mundiales y después guerras perpetuas, con pequeños recesos después de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy tenemos la posibilidad de ganar realmente, y el punto básico es, tenemos que movilizarnos ahora y aprovechar el momento para que se consolide una alianza, lo que LaRouche ha denominado la alianza de as Cuatro Potencias, Estados Unidos, Rusia, China e India, para derrotar al imperio británico. Y esto sería una liberación para el pueblo del Reino Unido. No es algo dirigido en contra del pueblo británico. Y en Estados Unidos tenemos que movernos con lo que LaRouche llama las Cuatro Leyes,: que constituyen el Sistema Americano, una política de Glass-Steagall, banca nacional en el sentido de la Corporación Financiera de Reconstrucción de Roosevelt y el Banco Nacional de Hamilton, para emitir crédito para el desarrollo económico. No podemos operar desde la perspectiva del concepto mezquino de “no podemos gastar dinero en salvar gente”. ¡Hemos gastado billones de dólares para salvar a los bancos en bancarrota! ¡Hemos gastado billones en librar guerras injustas de cambio de régimen!. Lo que necesitamos es invertir en la población: salvar a la población y cancelar el sistema británico.