Acuerdo en Astana sobre la Nueva Zona de Distensión en la provincia siria de Idlib

21 de septiembre de 2017

20 de septiembre de 2017 — La 6ta reunión de Astana sobre el cese al fuego en Siria culminó el pasado viernes 15 con otro acuerdo sobre zonas de distensión. Las tres potencias garantes, a saber, Rusia, Turquía e Irán, acordaron establecer una nueva zona de distensión en la provincia de Idlib y desplegar observadores en toda la zona “para evitar incidentes y enfrentamientos entre las partes en conflicto”. Se establecerá un centro de coordinación conjunto entre Irán, Rusia y Turquía, para coordinar las acciones de esta fuerza observadora, a la cual también se le denomina fuerza de control para detener la escalada.

La declaración que emitieron subraya que las zonas de distensión son medidas temporales que se renovarán semestralmente, y que estas zonas bajo ninguna circunstancia pueden “socavar la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de la República Árabe Siria”. La declaración además hace un llamado a la comunidad internacional por ayuda humanitaria, y que se fomenten tales iniciativas como el diálogo entre sirios, respaldado por las Naciones Unidas en el proceso de Ginebra.

El enviado especial de las Naciones Unidas (NU) para Siria, Staffan de Mistura, quien estuvo estas semanas como observador, tuvo muy buena opinión del impacto que el nuevo acuerdo pueda tener en el proceso de Ginebra. Reiteró que no hay una solución militar al conflicto.

De Mistura informó que la semana que viene tendrá una consulta con el Secretario General de la ONU y con el Consejo de Seguridad de la ONU en la Ciudad de Nueva York, y luego anunciará cuándo será la próxima reunión en Ginebra. “Estamos considerando realmente aprovechar el momento en Astana, para asegurar la seriedad de esta ronda, con la esperanza de que sean lo más seguido posible para darle dirección a las pláticas”, indicó.

La próxima reunión en Astana está programada para el mes de octubre. Alexander Lavrentyev, enviado especial de Rusia para Siria, dijo que “si lo solicitan por los canales diplomáticos, China, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Iraq y Líbano, serán invitados como observadores de la próxima reunión”.

Lavrentyev subrayó la importancia de llevar a que los grupos armados de la oposición se unan a la pelea del Ejército Sirio en contra del Estado Islámico (EIIS) y en contra de Al-Nusra (de quienes algunos de estos grupos eran aliados en lucha en contra de Assad). “La unión siria en contra del terrorismo creará las condiciones para que crezca la confianza entre ellos”, agregó .

Bashar al-Jaafari, embajador de Siria ante las Naciones Unidas, quien encabeza la delegación siria en Astana, elogió el acuerdo. Recalcó el respaldo de Siria a cualquier iniciativa que ayude a detener el derrame de la sangre siria y a aliviar el sufrimiento de su pueblo en todas partes. En este respecto, dijo que la declaración final fue “positiva y el resultado de esfuerzos internacionales conjuntos”.