¿Exactamente por qué entraron las fuerzas armadas de EU a Siria?

12 de octubre de 2017

11 de octubre de 2017 — El ex secretario de la Defensa de EU, Ash Carter, escribió un auto elogio de 45 páginas sobre su decisión de enviar las fuerzas armadas estadounidenses a Siria en el 2015, que publicó la semana pasada el Centro Belfer de la Facultad Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard. Este servicio de noticias está por revisar el documento completo, pero según Leonid Bershidsky de Bloomberg, Carter sigue sin responder a la pregunta: “¿Por qué?”. Según Bershidsky, lo que el gobierno de Obama logró en Siria con su intervención, fue forzar la entrada de Rusia al conflicto, al armar y entrenar a los grupos contrarios a Assad, “y Carter personalmente, si es que es cierto que fue él quien provocó el cambio en la estrategia”, que él se quiere adjudicar.

Una vez que Rusia se involucró, Carter dice que buscaron persistentemente cooperar con los esfuerzos estadounidenses, pero que Carter rechazó por tres motivos: uno, coordinarse con Rusia, que es un aliado cercano a Irán en Siria, podría haber debilitado la decisión adoptada por el primer ministro iraquí Abadi de cooperar con Estados Unidos; dos, podría relacionar a EU con la campaña “inhumana” de Rusia (una razón cuestionable cuando menos, dadas las innumerables víctimas civiles infligidas por la coalición encabezada por EU, destaca Bershidsky); y en tercer lugar, “le concedería ingenuamente a Rusia un papel de liderato inmerecido en el Medio Oriente”.

Lo que Bershidsky no mencionó, aunque queda obvio en esto, es que Estados Unidos bajo el Presidente Obama no podía combatir al terrorismo sin tratar se sacar alguna ventaja geopolítica sobre Rusia, si bien Vershidsly destaca que esta estrategia fracasó. “En el combate al EIIS, EU se las ingenió para pisarle los callos a todo mundo en una región maltrecha y lista para estallar, que ya estaba recelosa de la interferencia estadounidense después de las aventuras en Iraq y Libia”, escribe Bershidsky. Luego concluye en que: “La participación de Estados Unidos solo se ha intensificado después de que salió el gobierno de Obama y la estabilidad política en Siria e Iraq es cada vez más elusiva en la medida en que las naciones del Medio Oriente y grupos armados tratan de acostumbrarse al triangulo de agentes del poder EU-Rusia-Turquía. Carter puede argumentar con orgullo haber sido parte de haber creado esta nueva configuración volátil”.