Analista del Colegio de Guerra del Ejército bate tambores contra la cooperación china con Ibero América y el Caribe

12 de octubre de 2017

11 de octubre de 2017 — El becario investigador residente sobre Latino América del Colegio de Guerra del Ejército de EU, R. Evan Ellis, está haciendo sonar la alarma sobre la presencia cada vez mayor de China en Iberoamérica y el Caribe. En entrevista el 5 de octubre con World Politics Review sobre “Qué significa para el patio trasero de América que Panamá haya reconocido a China”, Ellis admite que “probablemente Panamá va a recibir muchas recompensas económicas que incluirían proyectos de infraestructura y acceso creciente de productos panameños a los mercados chinos”, con esa decisión. Hasta concede que “es posible que las relaciones diplomáticas faciliten la cooperación entre las autoridades panameñas y chinas en contra del crimen organizado transpacífico, similar a la cooperación entre las autoridades argentinas y chinas establecidas en el 2016 para contrarrestar al grupo mafioso chino Pi Xue”, un reconocimiento asombroso de parte de un hombre que ha afirmado, por años, que la presencia creciente de China en la región va a acarrear un aumento del crimen organizado chino.

Pero el fomento chino del desarrollo económico en una zona tan cercana a Estados Unidos se considera una amenaza con “implicaciones potencialmente negativas para la posición estratégica de Estados Unidos en la región y su programa de libre comercio al estilo occidental, democracia, derechos humanos y el estado de derecho”.

En septiembre, Ellis circuló un artículo suyo publicado en el boletín de abril del 2017 del Centro Asia con sede en Francia, titulado “El contexto estratégico de los avances de China en Latinoamérica: una actualización”, en donde ataca la creciente presencia comercial, económica, política, militar, y de población a población de China en Iberoamérica y el Caribe, en base a que esta sería una amenaza estratégica en caso de que EU y China entraran en guerra.

“Aunque no hay evidencias de que la RPC busque usar a Latinoamérica y el Caribe en un futuro cercano para operaciones militares en contra de EU, la presencia creciente comercial y tecnológica de la RPC en la región, los vínculos militares y otras relaciones le dan a la nación cada vez mayores opciones, en el caso de un conflicto con Estados Unidos, que los planificadores estadounidenses tienen que tomar en consideración”, agrega, en una anotación al testimonio que había dado en la Cámara de Representantes. “La influencia económica china sobre las elites empresariales y políticas de la región, y su espionaje contra estos, por ejemplo, le dan a la RPC una ventaja potencial para disuadir a los gobiernos de la región para que no voten unidos en las Naciones Unidas o se unan a una coalición militar encabezada por EU en reacción a un conflicto emergente en Asia.