Departamento de Justicia y FBI por fin entregan los documentos de Steele a los investigadores del Congreso

4 de noviembre de 2017

4 de noviembre de 2017 — El Departamento de Justicia (DOJ, en sus siglas en inglés) y el FBI se habían venido negando durante meses a entregar sus archivos relacionados al expediente fraudulento contra Trump, elaborado por el ex agente del MI& británico, Christopher Steele, a los investigadores del Congreso, a pesar de los citatorios de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes que preside Devin Nunes (republicano por California) y cartas del presidente de la Comisión Judicial del Senado, Chuck Grasley (republicano por Iowa). Algunas de las cuestiones que se espera ayuden a resolver los documentos entregados, según el senador Grassley, giran en torno a si el Departamento de Justicia o el FBI utilizaron el informe de Steele para obtener permiso del tribunal secreto FISA para espiar a asociados a Trump, y si el Departamento de Justicia o el FBI le pagaron a Steele, o exactamente qué tipo de acuerdos hicieron con él.

Después de meses de obstruccionismo, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (republicano por Wisconsin) dijo la semana pasada que él había llegado a un arreglo con el DOJ y el FBI para que produjeran los documentos. El noticiero de TV Fox News había informado el 1 de noviembre de fuentes confiables que el martes 31 de octubre, asistentes de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de ambos partidos fueron transportados al DOJ para que revisaran los documentos y tomaran notas. También estuvieron presentes miembros del equipo de la dirigente de la bancada de minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata por California) y el grandilocuente Adam Schiff, también representante demócrata por California, quien era el único congresista en el grupo

En noticias relacionadas, la firma FusionGPS, informó que le pagó a la compañía Orbis de Steele $168,000 dólares por su expediente marrullero, por encima de los más de un millón de dólares que recibió del Comité Nacional Demócrata y de la campaña de Hillary Clinton a través del bufete de abogados Perkins y Coie. Quizá tienen muchos gastos administrativos