Se agudiza el problema de la infraestructura para tormentas; Texas pide $61 mil millones de dólares

4 de noviembre de 2017

4 de noviembre de 2017 — Un informe de la Comisión del Gobernador para Reconstruir Texas enfrentó al Congreso, este martes 31 de octubre, con una solicitud de $61 mil millones de dólares para el financiamiento nuevo para la reconstrucción de la protección contra tormentas en el estado, lo cual incluye por lo menos $35 mil millones para grandes proyectos de infraestructura de protección contra tormentas en la costa del Golfo de Texas. El gobernador Greg Abbott se encargó de llevar el informe a Washington y discutirlo con la delegación texana en el Congreso y después con los dirigentes republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado, según informó el Texas Tribune el 1 de noviembre.

Como una tercera parte de los fondos solicitados son para la recuperación de viviendas, pero por lo menos $35 mil millones son para que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército trabaje en la barrera costera “Dique Ike”, así como en otras instalaciones de infraestructura costera cruciales, y el “endurecimiento” del Canal para Barcos de Houston y otros proyectos, informó el Dallas News el 1 de noviembre.

En realidad, esto apenas empezaría a abordar las necesidades de inversión. El plan integral de la década de 1960 para la construcción de presas y embalses adicionales sobre los ríos que fluyen hacia la Bahía de Galveston y el Golfo y un canal costero que los vincularía, llamado Comisión de Desarrollo Hidráulico de Texas, hasta ahora no se menciona que esté incluido en el informe de solicitud de 300 páginas de la Comisión del Gobernador. Otros planes, para capturar agua de tormentas y almacenarla en acuíferos —todavía en la etapa de estudio de factibilidad— han sido aprobados en la legislatura de Texas pero fueron vetados por el gobernador.

El gobierno de Trump y el Congreso federal soltaron rápidamente hasta ahora $36,700 millones de dólares para los fondos de recuperación de emergencia de huracanes para Texas, Florida, Puerto Rico y otros estados y territorios que se vieron afectados. Pero en el momento en que Texas hace la primera propuesta de financiamiento a gran escala, entre ellas inversiones en nueva infraestructura económica, llevarlo a cabo será problemático. Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes harán solicitudes de infraestructura crítica. La obsesión con una “reforma fiscal” del GOP (republicanos) en el Congreso va a demorar las solicitudes y en realidad va a competir contra ellas buscando obtener un nuevo “espacio de déficit presupuestario” del cual la reforma fiscal exige $150 mil millones al año.

Estas necesidades exigen claramente una institución nacional de crédito cuya misión principal sea el financiamiento de dichas necesidades de grandes proyectos de infraestructura nuevos, que requieren billones de dólares a nivel nacional. Los representantes de LaRouche han discutido sobre un banco nacional “hamiltoniano” con muchos miembros del Congreso; pero la oportunidad más inmediata para que esto avance, está en realidad en las próximas reuniones del Presidente Trump con el Presidente Xi de China y el primer ministro Abe de Japón. Cooperar en las inversiones en la infraestructura en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, abrirá el potencial.