El FBI y Obama, en la mira, por el expediente marrullero hecho por los británicos

8 de noviembre de 2017

7 de noviembre de 2017 — Ya comenzaron a redoblar los tambores para exigir una respuesta a la pregunta: ¿Utilizó el FBI el expediente marrullero elaborado por la inteligencia británica y financiado por Hillary Clinton, como sustento para solicitar al tribunal especial FISA para vigilar en secreto la campaña de Donald Trump en el 2016?

“Yo pienso que si lo hicieron”, le dijo el Presidente Donald Trump a Howard Carr en su programa de radio en Boston, en una entrevista que se transmitió en vivo desde la Casa Blanca, el jueves 2 de noviembre, cuando le hizo esa pregunta. “Porque cuando [el ex director del FBI James] Comey vino a verme... me vino a mostrar el expediente. Eso fue lo que me mostró. Yo pienso que si lo utilizaron”.

“Si en realidad lo utilizaron, van a tener problemas muy serios. Yo pienso que todo eso va a salir a la luz”, dijo Trump de manera contundente.

Los medios noticiosos dominantes promotores del golpe, están muy nerviosos por el rumbo que están tomando las cosas, y señalaron en sus reseñas sobre las entrevistas que Trump mostraba deseos “autoritarios”, cuando Trump se lamentó en la entrevista con Carr, y también en la entrevista que hizo el mismo día con Larry O’Connor de Radio WMAL, que como Presidente se suponía que no debe interferir con el poder judicial. Trump hizo una pregunta muy directa: ¿Por qué el Departamento de Justicia “no está procesando a Hillary Clinton con sus correos electrónicos y con su expediente y el tipo de dinero...? ¿Es posible que le hayan pagado $12.4 millones para el expediente que es totalmente marrullero, falso, un fraudulento, y cómo lo utilizaron?” Pero, “como Presidente, se supone que uno no se debe involucrar en ese proceso. Pero ojalá que hagan algo y en algún momento, quizás vamos a sacar todo eso”, dijo Trump.

El miércoles 1 de noviembre, el representante republicano de Florida, Ron DeSantis, exhortó al gobierno de Trump a que desclasifique esos documentos para que no sean secretos. “El pueblo estadounidense tiene derecho a conocer si la información compilada por Steele con el dinero de los demócratas fue utilizada por el gobierno de Obama para obtener la aprobación para someter a los asociados de Trump a una vigilancia secreta”, dijo DeSantis. “El FBI se ha rehusado a cooperar para mostrar esos documentos por meses y su exhibición no se debería limitar a sesiones a puerta cerrada para mostrarlos a un pequeño número de miembros del Congreso. El gobierno de Trump debe desclasificar de inmediato todos los documentos utilizados para obtener la autorización para vigilar a Trump y sus asociados”.

De igual manera, varios periódicos de Estados Unidos publicaron el viernes 3 de noviembre una columna sindicada escrita por el columnista del diario Washington Examiner, Byron York, que se titula “After Trump Dossier Revelation, Focus on FBI Is Next” (Luego de las revelaciones sobre el expediente Trump, el foco siguiente es el FBI). York pregunta en su artículo: “¿Qué hizo el FBI con el material del expediente? ¿Tomaron los jueces decisiones para autorizar vigilancia en la investigación Trump-Rusia con base en partes o la totalidad del expediente? ¿Hasta qué punto es ese ‘expediente escabroso y sin verificar’ la fuente de lo que creemos que sabemos sobre las acusaciones de confabulación entre Rusia y la campaña de Trump?”

Las cosas han llegado a tal punto que al abogado de Hillary Clinton le pareció sensato defender el expediente marrullero como una “investigación estándar sobre la oposición”, y nada más, como lo dijo en su presentación el miércoles 1 de noviembre en el programa The Daily Show del canal satírico de la TV Comedy Central. Hillary Clinton se está preparando para “cargarle el muertito” a su abogado, y alegó que “cuando Trump resultó postulado por el Partido Republicano, la gente que estaba haciendo el expediente se acercó al abogado de mi campaña, y dijeron, ‘¿les gustaría que siguiéramos con esto?’ Él les dijo que sí. Él es un abogado con experiencia. Él conoce la ley. Él sabe lo que es investigación sobre la oposición”. Luego salió con la mentira de que “estas cosas no salieron a la luz sino hasta después de la elección”.

Los demócratas que han estado muy afanados en el golpe desde el Congreso, ahora andan muy preocupados por saber qué dicen los documentos que presentó finalmente el Departamento de Justicia. Cuando el Departamento de Justicia presentó los archivos del FBI relacionados con el expediente de Steele, solo para que los vieran algunos miembros del Congreso, los investigadores de Devin Nunez (el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes) se encontraron con el representante demócrata Adam Schiff, quien se había opuesto a que se solicitasen esos documentos porque eran “irrelevantes”. Pero a la hora de la hora, fue el primero en llegar junto con cuatro asistentes de otros demócratas. “Eso me dice que están muy, pero muy nerviosos por este expediente, quién lo pagó... y quién del FBI lo utilizó y para qué lo utilizó”, le comentó Nunez al noticiero Fox News, con una sonrisita apagada.