Los sauditas intensifican su guerra en Yemen; culpan a Irán por las consecuencias

9 de noviembre de 2017

8 de noviembre de 2017 — En las siguientes 24 horas después de que la coalición militar encabezada por Arabia Saudita anunció que clausuraría todo acceso a Yemen, supuestamente para evitar el contrabando de misiles abastecidos por Irán al país, se ha intensificado la guerra genocida saudí en contra del pueblo yemení. Cuando la coalición anunció que cerrarían los puertos marítimos y los aeropuertos, alegaron que podrían seguir entrando y saliendo de Yemen los trabajadores humanitarios y los abastecimientos humanitarios. Sin embargo, funcionarios de la ONU han informado desde entonces que no han podido entrar y salir de Yemen. Un vocero de la ONU, Farhan Haq, informó ayer que los saudíes bloquearon dos vuelos con ayuda humanitaria de la ONU en Yemen. Otra vocera de la ONU, Stephane Dujarric, advirtió el 7 de noviembre que “cualquier estrangulación mayor de las importaciones de alimentos y combustible pudiera revertir los éxitos recientes que hemos tenido en mitigar la amenaza de hambruna”. Según el noticiero de televisión de la cadena ABC, funcionarios yemeníes informan que los ataques aéreos en la provincia norteña de Hajjah mataron a 23 personas, entre ellas mujeres y niños. La agencia francesa AFP señala que las Naciones Unidas tienen a Yemen en la lista como la crisis humanitaria número uno, con 17 millones de yemeníes que necesitan de alimentos, 7 millones de los cuales corren riesgos por la hambruna y el cólera, lo que ha ocasionado ya más de 2,000 muertes.

Pero los saudíes continúan su escalada bélica y culpan a Irán. El príncipe heredero Mohammed bin Salman, dijo el martes que el suministro de cohetes de Irán a las milicias en Yemen era un acto de “agresión militar directa” y podría “constituir un acto de guerra en contra del reino”. La agencia de prensa oficial saudí informó que el príncipe heredero Mohammed le dijo eso al secretario de Relaciones Exteriores británico Boris Johnson, según la agencia británica Reuters. El ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel al-Jubeir, sostiene que el misil disparado hacia Riad el sábado en la noche (4 de noviembre) “fue un misil iraní lanzado por el Hezbolá desde territorio ocupado por los houthies en Yemen”.

En Teherán, el ministro de Relaciones Exteriores Mohamed Javad Zarif atacó duramente las acusaciones saudíes en una serie de tuits el 6 de noviembre. “El Reino de Arabia Saudita (RAS) está metida en guerras de agresión, actos abusivos regionales, comportamiento desestabilizador y provocaciones riesgosas. Culpa a Irán por las consecuencias”, tuiteó Zarif. “El RAS está bombardeando Yemen hasta hacerlo añicos, matando a miles de inocentes entre ellos niños, la diseminación del cólera y la hambruna, pero por supuesto culpa a Irán”, dice en un mensaje posterior.