Una visita de Estado totalmente sin precedentes

10 de noviembre de 2017

10 de noviembre de 2017 — El Presidente de China Xi Jinping cerró toda la Ciudad Prohibida en Pekín —el complejo palacial más grande del mundo— para que el Presidente y la señora Trump pudieran pasear y aprender sobre la historia y la cultura de China. Esto no se había hecho nunca antes en toda la historia de China, desde que se fundó la Ciudad Prohibida en el siglo 17.

El gobierno chino había definido la visita de Trump como una “una visita de Estado más extra”. ¿Pero qué es una visita de Estado ‘más extra’? Esto nunca había sucedido antes, desde que se fundó la República Popular de China en 1949. El 8 de noviembre, el South China Morning Post (SCMP) citó al experto Lu Xiang, investigador de la Academia China de Ciencias Sociales, quien dijo que “la idea de una visita de Estado más extra en sí misma, es considerar algo extra en las relaciones sino-estadounidenses como si fuera todo nuevo... Ahora pareciera que la visita de Trump será de un nivel superior al nivel más elevado posible de visitas anteriores”.

La primera parada de las dos parejas de Presidentes en la Ciudad Prohibida fue para tomar té brevemente. Aquí, Trump sacó su teléfono inteligente para mostrarle al Presidenet Xi y a su esposa, la destacada música Peng Liyuan, una serie de canciones y recitales en mandarín de su nieta de seis años de edad de Trump, Arabella Kushne, quien empieza su actuación dedicándosela al “abuelo Xi” y a la “abuela Peng”. (Un solo posteo de este video hecho por la agencia de noticias estatales china, Xinhua, había tenido 11.69 millones de visitas hasta el jueves en la noche). Expertos chinos citados en la prensa china destacan que cuando las familias están así de cercanas, comparten los logros de sus nietos. Wu Xinbo, director del Centro de Estudios Americanos de la Universidad Fudan, le dijo a South China Morning Post (SCMP), “tres generaciones de la familia Trump se reunieron con Xi, lo cual es algo muy personal”. Otros señalaron que la familia del Presidente Trump ha mostrado una gran consideración por los logros de la cultura china por la forma en que ellos han educado a Arabella Kishner.

Más tarde, las dos parejas presidenciales escucharon selecciones de la renombrada Opera de Pekín en una de las cuatro teatros de ópera dentro de la Ciudad Prohibida. Después, un grupo de niños que formaban parte de la actuación se adelantaron y les dijeron “¡Bienvenido a China! Te amo!”

Las declaraciones del Presidente Trump, en especial sus tuiteos, volvieron a destacar el carácter extraordinario de esta reunión. El éxito que hemos tenido en contribuir a que esto fuera posible, nos impone graves responsabilidades conforme seguimos avanzando.