La finalización del segundo oleoducto Ruso-Chino duplicará el envío de petróleo ruso a China

18 de noviembre de 2017

15 de noviembre de 2017 — El 12 de noviembre se completó el segundo oleoducto sino-ruso de transporte de petróleo crudo, que les tomó solo 456 días para construir, según informó el Asia Times, que cita un informe de la publicación china 21st Century Business Herald. El oleoducto de 940 kilómetros desde Mohe a Daqing, ambos en Heilongjiang tendrá una capacidad anual de 15 millones de toneladas y fue construido por las dos compañías petroleras más grandes de los dos países, China National Petroleom Corp y Rosneft. Según el volumen que se contempla que transporte el oleoducto, entre China y Rusia, una vez terminada su construcción, se va a duplicar de 15 millones de toneladas a 30 millones de toneladas al año el petróleo ruso que se transportará por tierra al noreste de China a través de estos oleoductos.

El primer oleoducto del proyecto del oleoducto chino-ruso, de Skovorodino a Mohe, movió 100 millones de toneladas de petróleo de Rusia a China entre el 2011 y el 19 de mayo del 2017, según informó la agencia noticiosa rusa TASS. El segundo oleoducto va a mejorar aún más la seguridad y fiabilidad del suministro de petróleo crudo de China y va a compensar por los viejos pozos petroleros chinos como los de Daqing, Liaohe, lo cual fomentará las viejas bases industriales de la zona del noreste y ayudará a un desarrollo sostenido de la economía nacional.

Global Times cita a Zhang Hong, un investigador asociado de la Academia China de Ciencias Sociales, en el sentido de que “la importación de petróleo de Rusia tiene también grandes beneficios para China porque, primero, la diversificación de las fuentes de importación de petróleo puede reducir los riesgos políticos regionales en la seguridad económica interna. Segundo, en términos de geografía, la importación de petróleo de Rusia es más conveniente que tratar de obtenerlo de fuentes distantes como Arabia Saudita”.