Comandante de la OTAN alega absurdamente que están aumentado los riesgos de guerra con China

21 de noviembre de 2017

18 de noviembre de 2017.-Parece que el Comandante Supremo Aliado para la Transformación de la OTAN, el general francés Denis Mercier, cayó en la trampa de Tucídides (contra la cual advirtió tan insistentemente el ex jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas de EU, el general Martin Dempsey), en el sentido que él considera que ha aumentado el riesgo de guerra en contra de las “potencias emergentes” de China y Rusia debido a que están creciendo como potencias. Le dijo al Consejo del Atlántico el 16 de noviembre que “ha aumentado el riesgo de un conflicto mayor entre Estados” en los últimos años, y señala como causa los cambios en el poderío militar y económico de países como China y Rusia, informó el periódico The Hill. Dijo que “China está utilizando como palanca su poderío económico para aumentar sus gastos de defensa como cimiento de una creciente estrategia de poderío mundial”. Mientras tanto, Rusia “está resurgiendo con la voluntad de convertirse en una gran potencia de nuevo, desafiando el orden establecido en el antiguo espacio soviético” dijo. Aparentemente la expansión de la OTAN hasta las fronteras mismas de Rusia y el rodear tanto a Rusia como a China con bases militares y sistemas de defensa antimisiles no tiene nada que ver con esto.

Mercier hablaba en ocasión de la publicación del informe “Análisis de Prospectiva Estratégica” de la OTAN, que, según The Hill, predice que los gastos militares especialmente en Asia, continuarán aumentando y esto requerirá que la OTAN desarrolle fuertes ligas con más países. “El contactar a potencias nacientes para un dialogo de fuerzas militares a fuerzas militares ayudaría a desarrollar medidas para construir la confianza y la seguridad” aconseja el informe. “En la medida en que el poder se esté alejando de Occidente en dirección a Asia, se espera que se reduzca la capacidad de Occidente de influir en la agenda a escala global” añade el informe.