La turba del Rusiagate ataca frenética al “congresista del Kremlin” Dana Rohrabacher

28 de noviembre de 2017

28 de noviembre de 2017 — El fiscal especial Robert Mueller y su equipo de asesinos judiciales quieren interrogar al congresista Dana Rohrabacher (republicano por California) sobre sus vínculos con el Kremlin, y específicamente sobre sus reuniones con el ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn en el 2016. Ya hace tiempo que la turba del Rusiagate anda detrás del congresista por California, por sus supuestas relaciones cálidas con Rusia, Nótese el encabezado reciente de la revista Vanity, “Mueller le echa el ojo al congresista favorito del Kremlin”.

El New York Times en su reseña del 21 de noviembre, bajo el título “Es un miembro del Congreso. El Kremlin lo quiere tanto que le dio un nombre en clave”, se esmera por fabricar un caso en contra de Rohrabacher. Dado que no encontró nada de que acusarlo, sugiere que el congresista es culpable de algo, ya que tanto el FBI como la Comisión de Inteligencia del Senado quieren cuestionarlo sobre la reunión que tuvo con el fundador de Wikileaks, Julian Assange. Y, supuestamente, sus compañeros republicanos en el Congreso dijeron que “ya tuvieron suficiente” de las actividades de su colega a favor de Rusia. ¿Su delito? Ha dicho que “yo quiero tratar a Rusia como lo que es, un Estado nacional que merece ser juzgado como se juzga a todos los otros Estados nacionales”. Informó que siempre que se dice algo positivo sobre Rusia en las comisiones de la Cámara (él preside la Subcomisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes) “lo tiran a la basura”.

En julio pasado, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, Ed Royce (republicano por California), corrió al principal asesor de Rohrabacher, Paul Behrends, supuestamente por las ligas de éste último con los cabilderos rusos. Desde entonces, Royce ha dicho que “supervisa” muy de cerca todas las acciones de Rohrabacher como presidente de la Subcomisión, según el Times. Sus solicitudes de viajar y su capacidad de convocar a audiencias “se están revisando cuidadosamente”.

A pesar de esto, Rohrabacher le dijo al Times que “estoy en buena forma políticamente... A mis electores no les podría importar menos todo esto. No les preocupa Rusia. Les preocupan los impuestos sobre sus hogares...”.