Paul Manafort busca regresar a la Constitución; demanda a Mueller y compañía

6 de enero de 2018

6 de enero de 2018 — Paul Manafort presentó una demanda civil el miércoles 3 de enero, en contra del subprocurador general Rod Rosenstein, el fiscal especial Robert Mueller y del Departamento de Justicia de Estados Unidos. La demanda fue presentada ante el Tribunal Distrital Federal en el Distrito de Columbia, en donde está también la acusación contra Manafort hecha por Mueller. En su demanda sostiene que Rosenstein, Mueller y otros han abusado de los reglamentos del Departamento de Justicia concernientes al nombramiento de fiscales especiales y su autoridad para investigar y acusar penalmente en su caso, y solicita que las acciones de Mueller y Rosenstein se declaren ultra vires, es decir, sin autoridad legal.

Aunque el estatuto sobre un Fiscal Especial sobrevivió un desafío sobre su constitucionalidad en el caso Morrison vs. Olson, la mayoría de los expertos legales creen que el único voto disidente, del magistrado Antonin Scalia, en ese caso, fue correcto constitucionalmente. Scalia argumentó que la ley violaba la separación de poderes, que enviste a la rama Ejecutiva, la Presidencia, con poderes exclusivos para establecer procesos, no a algún Departamento de Justicia, Fiscal Especial, o autoridad congresional independientes. Si el Presidente abusa de sus poderes, el Congreso puede establecer un juicio político al Presidente, o los votantes lo pueden derrotar, pero, argumentaba Scalia, el Artículo II enviste con poderes exclusivos para establecer procesos penales al Presidente. Scalia advirtió correctamente que de otra manera, el estatuto creaba efectivamente un cuarto poder anticonstitucional de gobierno, sin ninguna responsabilidad política ante nadie y con poderes persecutorios sin restricciones que amenazaba los fundamentos mismos de la República.

Según el voto disidente de Scalia, el estatuto tal y como estaba operando, obliga efectivamente a realizar investigaciones que de otra manera no se iban a abrir y a realizar procesos penales que se otra manera no se iban a establecer. Obstaculizaba el funcionamiento de un equipo del Presidente y debilitaba sus confrontaciones con el Congreso. A diferencia de otros asuntos esenciales que llegan ante la Corte Suprema “vestidos con piel de oveja”, es fama que Scalia escribió que “este lobo viene como lobo”. En 1999 el gobierno de Clinton se negó a renovar el estatuto, y citó la disidencia de Scalia como autoridad gobernante constitucionalmente. El Departamento de Justicia adoptó entonces la regulación actual de fiscales independientes en los casos en los que el Departamento tiene un claro conflicto de intereses. El reglamento exige una declaración clara y específica de la ofensa que se va a investigar, a la vez que permite también investigar ofensas que pudieran impedir esa investigación, como sería falsos testimonios, perjurio y obstrucción de la justicia. En este caso, la ofensa especificada por el subprocurador general Rosenstein son los vínculos y/o coordinación entre el gobierno ruso e individuos asociados con la campaña del Presidente Donald Trump.

Manafort destaca correctamente que ninguna de las acusaciones en su contra están dentro del mandato investigativo gobernado por el reglamento sobre el alcance de la autoridad investigadora de Mueller. Por el contrario, tienen que ver con hechos que ocurrieron entre 2005 y 2014 que tienen que ver con las actividades de cabildeo de Manafort en Ucrania, pago de impuestos sobre fondos que recibió por estas actividades y la presentación de declaraciones relacionadas a estas actividades. Estas mismas actividades, según la querella de Manafort, él mismo se las presentó voluntariamente al Departamento de Estado en entrevista que tuvo el 2014 con relación a sus actividades en Ucrania y Chipre, una investigación que el Departamento de Justicia cerró después de la entrevista con Manafort. Sin embargo, el tribunal trata esto ahora como un asunto inmediato, relacionado a Rusia y Trump, con lo que ciertamente Manafort tiene un reclamo constitucional concerniente a “el lobo que viene como lobo”.