Gobierno de Trump canceló el estatus protegido para 200,000 salvadoreños

11 de enero de 2018

10 de enero de 2018 — La Secretaria de Seguridad Interna (DHS por siglas en inglés) anunció ayer la terminación del programa Estatus de Protección Temporal (TPS por siglas en inglés) para 200,000 salvadoreños, a quienes se les concedió en el 2001 después de varios terremotos que devastaron a la nación centroamericana.

Según Nielsen, el estatus de TPS se va a prolongar hasta el 9 de septiembre del 2019 para permitir una “transición ordenada”. Agregó que a menos que encuentren una forma de obtener su residencia legal, van a tener que irse del país, y dijo que la DHS ha determinado que las “condiciones originales” ocasionadas por el terremoto del 2001 “ya no existen” y por lo tanto “tiene que rescindirse la designación TPS”.

“¿Condiciones de terremoto?”. No. Lo que hay en El Salvador son pandillas narcoterroristas que efectivamente controlan el país y lo han aterrorizado por años de forma tal que una tercera parte de la población ha abandonado el país para irse a vivir a otras partes. Son pandillas narcoterroristas creadas en Estados Unidos, producto del acuerdo de Bush con los carteles colombianos para armar las revoluciones de color de la década de 1980. Pandillas que dependen de las redes estadounidenses que controlan el narcotráfico en el territorio de Estados Unidos.

El Salvador no tiene una economía que sea digna de mencionarse, ni infraestructura. El desempleo es generalizado. Enviar de regreso a ese infierno a seres humanos que han hecho una vida en Estados Unidos durante los últimos 16 años, es equivalente a una sentencia de muerte. El país no tiene absolutamente ninguna forma de hacerle frente al ingreso de 200,000 personas más.

Un salvadoreño que vive en Boston le dijo a Telemundo Nueva Inglaterra: “Es peligroso; no hay trabajo, mis hijos que nacieron allá no tienen ningún futuro”. Se calcula que hay 190,000 niños hijos de salvadoreños, que vinieron bajo el TPS, nacidos en Estados Unidos y que son ciudadanos estadounidenses.

Salvadoreños que llegaron a EU en el 2001 están establecidos en diversas comunidades por todo el país; están casados, tienen hijos, establecieron negocios, compraron casas y han contribuido positivamente a la economía estadounidense. Según Los Angeles Hoy, 88% de los salvadoreños con el TPS, trabajan y no califican para recibir asistencia pública, en tanto que una tercera parte posee hipotecas. Un estudio hecho por el Centro de Investigación sobre Migraciones, en colaboración con el Centro de Recursos de Centro América (CARECEN), calcula que la eliminación de los empleos que están en manos de inmigrantes bajo el TPS, significaría una pérdida de $31 mil millones del PNB de EU en un período de diez años.

Se especula que el Presidente Trump pudiera tener la intención de usar el tema del TPS como una pieza de negociación para obtener concesiones a los legisladores que quieren que renueve la Ley “dreamers”, la Acción Deferida en el Arribo como Infantes (DACA). Un grupo bipartidista de legisladores se reunieron con el Presidente para discutir esto.