Ex fiscal DiGenova señala la traición de Obama contra Trump; predice que habrá enjuiciamientos

12 de enero de 2018

11 de enero de 2018 — En una entrevista con la estación de radio de Washington WMAL el lunes 8, el ex fiscal federal de Washington, DC, Joseph DiGenova describió la conspiración del FBI y del Departamento de Justicia para entrampar al Presidente Trump. DiGenova es un republicano de hueso colorado y está casado con Victoria Toensing, quien jugó un papel importante en el enjuiciamiento a LaRouche cuando trabajaba en el Departamento de Justicia. No obstante, las explosivas declaraciones de DiGenova representan, cuando menos, lo que se está hablando ampliamente en los círculos judiciales conservadores y del gobierno en Washington, DC. Para empezar, calificó todo lo que se está haciendo contra Trump como “traición”, y predijo que muy pronto habrán enjuiciamientos penales para los que están involucrados en eso. Esto coloca las insensateces de Michael Wolff en el cesto de la basura. DiGenova dijo que el ex director del FBI despedido por Trump, es ahora prácticamente un cadáver políticamente y para cualquier otro uso, y que el ex director de la CIA, John Brennan, será conocido en la historia de Estados Unidos como el director más corrupto y politizado que haya tenido la CIA.

Entre las principales imputaciones que hizo se cuentan:

1) El almirante Mike Rogers, de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), descubrió 702 grabaciones telefónicas ilegales que hizo el gobierno de Obama a principios del 2016, y ordenó una investigación interna de la NSA, y le reportó esas ilegalidades al tribunal especial FISA (que originalmente había autorizado las intervenciones telefónicas). Por ese motivo, Brennan y el ex director de Inteligencia Nacional, Clapper, trataron de despedir a Rogers de la NSA.

2) El 17 de noviembre de 2016, el almirante Rogers le dijo a Donald Trump que los teléfonos de la Torre Trump habían sido intervenidos, y por este motivo Trump decidió mudar la operación de transición al Country Club de Bedminster en Nueva Jersey.

3) El expediente marrullero del agente del MI6 británico, Christopher Steele, fue la “prueba” que se utilizó para solicitar al tribunal de FISA la autorización para intervenir los teléfonos, y el Departamento de Justicia no reveló al tribunal el hecho de que la solicitud se basó en un expediente realizado por un agente británico, pagado por el Comité Nacional Demócrata y la Campaña de Hillary Clinton, y que el FBI nunca lo verificó para nada.

4) John Carlin, el jefe de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, renunció antes de las elecciones por motivos relacionados con las actividades ilegales del Departamento de Justicia y del FBI.

5) El juez Rudolph Contreras fue el que presidió el juicio en donde Michael Flynn se declaró culpable (de no haber dicho al FBI toda la verdad), pero Contreras se recusó luego del caso. Según DiGenova, esto ocurrió debido a que Contreras revisó las autorizaciones del FISA con relación a Flynn. Esto plantea la cuestión obvia de por qué Contreras no se recusó antes de escuchar la declaración de culpabilidad de Flynn.

6) La investigación pendiente del Inspector General del Departamento de Justicia con relación al manejo de la investigación de los correos electrónicos de Clinton también resultará en acusaciones penales y la integración de un Gran Jurado sobre las acciones del FBI y de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia durante la gestión interina de Loretta Lynch.

7) DiGenova tiene una carta firmada por 43 ex agentes del FBI que se refiere a la conducta del FBI durante la investigación de contrainteligencia a Donald Trump.

8) Todo esto, y el papel de Susan Rice y otros en las actividades de vigilancia telefónica ilegal al equipo de transición de Trump, es conocido por la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y será parte integral del informe de la investigación que realiza actualmente.