Tulsi Gabbard exhorta al Presidente Trump para que hable directamente con Corea del Norte; ataca décadas de políticas de cambio de régimen

15 de enero de 2018

15 de enero de 2018 — La representante demócrata por Hawai, Tulsi Gabbard, envió un mensaje contundente tanto en los programas dominicales de entrevistas de CNN “State of the Union” y de ABC, “This Week”, en donde subrayó que los estadounidenses en todo el país deben comprender, como lo hicieron la hawaianos el domingo 14 al experimentar 38 minutos de terror, que “un ataque nuclear no es un juego”, y que las “décadas” de la política de cambio de régimen son la causa de esta amenaza nuclear y detenerse.

Jake Tapper, de la CNN, trató de que Gabbard se uniera a los ataques contra el Presidente Trump como responsable por la amenaza que implica Corea del Norte. En vez de esto, Gabbard, en las dos entrevistas, señaló las décadas de políticas erróneas tanto de los gobiernos demócratas como de los republicanos, y le hizo un llamado al Presidente a que él se siente a hablar personalmente con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Los misiles norcoreanos no son la única amenaza, señaló. Rusia y Estados Unidos también “tienen miles de armas nucleares que están apuntándose a cada uno y que serán lanzadas en cualquier momento. Así que, comprender lo que está en juego aquí, cuando hablamos de una guerra nuclear y de la amenaza de una guerra nuclear que pende sobre nuestras cabezas, no es cuestión solo de que el Presidente tome la decisión de lanzar un arma nuclear. Son este tipo de errores que hemos visto que han sucedido en el pasado lo que nos lleva al borde de una guerra nuclear que pudiera no ser intencional” le dijo a Tapper.

“Tenemos que ir a los problemas de fondo aquí, de ¿por qué el pueblo de Hawai y de este país enfrentan hoy, una amenaza nuclear proveniente de Corea del Norte? Yo le he propuesto al Presidente Trump que negocie directamente con Corea del Norte, para sentarse de frente a frente con Kim Jong-un, superar las diferencias de modo que podamos construir el camino a la desnuclearización, para eliminar esta amenaza”.

Para que esas negociaciones tengan éxito, ella explicó que “tienen que suceder sin condiciones previas... una lección aprendida luego de décadas de lideratos fracasados... en que establecieron condiciones fuera de la realidad.

“Sin embargo, la segunda cuestión es entender porqué Corea del Norte ha desarrollado y se aferra tanto a estas armas nucleares. Porque las ven como la única disuasión en contra de una invasión de Estados Unidos y que derroque el régimen allí”, dijo Gabbard.

En el programa de George Stephanopoulos, de ABC, Gabbard le explicó más: “La historia de guerras de cambio de régimen que ha hecho nuestro país ha llevado a países como Corea del Norte a desarrollar y aferrarse a esas armas nucleares porque las ven como su única disuasión contra una intervención de cambio de régimen. Y esto es lo que es importante que reconozca el Presidente Trump, que es crucial que nosotros eliminemos nuestras políticas de guerras de cambio de régimen, para darle una garantía creíble de que Estados Unidos no va a derrocar al régimen de Corea del Norte, de modo que estas conversaciones puedan comenzar a dirigirse hacia la desnuclearización”.

Sorprendido, preguntó si ella estaba diciendo que los misiles nucleares de Corea del Norte ¿son culpa nuestra?

“Lo que yo estoy diciendo es que tanto los gobiernos demócratas como los republicanos, por décadas, remontándonos más de 20 años, no reconocieron la seriedad de la amenaza, no lograron eliminarla, y sabemos que Corea del Norte tiene estas armas, porque vieron qué pasó con la garantía que Estados Unidos le dio a Gaddafi, ‘no te vamos a perseguir, solo debes deshacerte de tus armas nucleares’. Y él lo hizo, y nosotros fuimos y lanzamos un ataque para derrocarlo, sumiendo a Libia en el caos”, respondió ella. Luego lo mismo sucedió en Iraq, cuando derrocamos a Saddam Hussein. Ahora vemos que el Presidente Trump quiere abandonar un acuerdo nuclear con Irán que evitó que desarrollara armas nucleares, agregó.

Stephanopoulos no se pudo contener: ¿Entonces fue un error derrocar a Gaddafi y a Saddam Hussein? A lo que Gabbard respondió: “Sí, lo fue”.