China ayudará a Bolivia a convertirse en un importante exportador de energía

20 de enero de 2018

19 de enero de 2018 —Durante la inauguración de la primera etapa de la planta hidroeléctrica San José, construida por los chinos, con la presencia del Presidente de Bolivia, Evo Morales, en La Paz el 17 de enero, el representante de China, Liang Yu, dijo que su país quiere “ampliar la cooperación en el área hidroeléctrica para hacer de Bolivia el verdadero corazón de la energía de Sudamérica”, informó el jueves 18 la agencia informativa malasia Bernama. La primera etapa de la planta hidroeléctrica San José cuenta con una capacidad de generar 55 MV; fue construida por la compañía estatal china de ingeniería hidroeléctrica, Sinohydro, en el Chapare, en el departamento central de Cochabamba, con un costo de $139 millones de dólares.

El Presidente Morales anunció que Bolivia quiere producir 3,000 megavatios de energía hidroeléctrica, y se ha establecido una meta de exportación de 1,000 MV de electricidad para el año 2020. Con la inauguración de la primera etapa de la planta San José, la capacidad de generación de energía hidroeléctrica de Bolivia llegó a 2,100 MV.

En agosto del año pasado, el periódico chino en inglés Global Times informó que Rafael Alarcón, ministro boliviano de Energía, declaró que la compañía china Sinohydro había ganado una licitación para construir la represa hidroeléctrica de Ivirizu. El Proyecto de la represa de Ivirizu, ubicado en el departamento de Cochabamba, Provincia Carrasco, será construido en un período de cuatro años, con una inversión de más de $550 millones de dólares, y una vez que esté terminado añadirá otros 279.9 megavatios a la red nacional eléctrica, el Sistema Interconectado Nacional (SIN). El complejo tendrá dos centrales de energía hidroeléctrica: ‘Sehuencas’, que producirá 188.62 MW con tres turbinas Pelton, y otra que se llamará ‘Juntas’, que generará 64 MW con dos turbinas Francis. Las dos estructuras van a recibir agua del río Ivirizu en una represa de 90 metros de altura y transmitirá la energía que produzca por medio de una línea de alta tensión de 230 kilovoltios, de 69 kilómetros, a una subestación eléctrica, ubicada en el municipio de Mizque, informó la agencia de noticias Xinhua.