Facción neoconservadora del gobierno de EU dio a conocer documento estrategia de defensa nacional; se alinean descaradamente con el intento de golpe británico contra Trump

22 de enero de 2018

22 de enero de 2018 — La Estrategia de Defensa Nacional (NDS por siglas en inglés) dado a conocer el viernes 19 por el Secretario de la Defensa, general Jim Mattis, a la sombra de la Estrategia de Seguridad Nacional que se presentó en diciembre del 2017, es una declaración de guerra en contra del objetivo central de la política internacional con la cual resultó electo Trump, es decir, el restablecimiento de las buenas relaciones de trabajo de Estados Unidos con las otras grandes potencias mundiales, una relación que destruyeron los regimenes de Bush y Obama. Como tal, es parte de la campaña orquestada por los británicos, ya sea para amarrar, enjuiciar, derrocar o asesinar al Presidente de Estados Unidos.

El Presidente Trump ha reiterado repetidamente que unas buenas relaciones con Rusia y China son “algo bueno”; sus oponentes en el establecimiento de las fuerzas armadas declaran, en el documento Estrategia de Defensa Nacional, que sus “prioridades principales” son la movilización de los activos militares, económicos, financieros, diplomáticos, judiciales, de inteligencia e “información” en contra de Rusia y China, porque estas naciones, no los terroristas o “regimenes forajidos”, sino estas naciones son los principales adversarios de Estados Unidos. ¿Y por qué? Porque están “socavando el orden internacional” de austeridad y guerras permanentes, que fue una de las razón por la cual el pueblo estadounidense eligió a Trump, para que le pusiera fin a esto.

“El NDS va a reconstruir nuestra supremacía” así encabeza su comunicado de prensa el Departamento de Defensa distribuido en el informe a la prensa sobre el documento, que dio el subsecretario adjunto de Defensa para Desarrollo Estratégicos y de Fuerza, Elbridge Colby. El “Resumen del NDS 2018” de 12 páginas no clasificado, ataca a China y a Rusia una y otra vez por poner en peligro un mundo unipolar, (que ya no existe). No mencionan por nombre la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China (al menos, no en el documento no clasificado), pero denuncian repetidamente a China por “utilizar una economía depredadora para intimidar a sus vecinos”. Se debe presionar más a los aliados y socios de Estados Unidos para que aporten “una mayor cooperación en la defensa” y “contribuyan con capacidades militares” en las “coaliciones” regionales en Europa, el Medio Oriente y la región Indo-Pacifico, en particular; el Departamento de Defensa intenta movilizar acciones interinstitucionales para “contrarrestar” las relaciones económicas de los aliados de Estados Unidos con los “adversarios”. También el espacio, declaran, es un “dominio de combate”, en tanto que se debe modernizar la triada de fuerzas nucleares estadounidenses.

Estos no son más que algunos de los pormenores salidos del viejo y cansón propósito geopolítico oligarca que transparenta en el documento, como se puede ver en la siguiente sección sobre “ambiente estratégico” que simplemente sirve como ejemplo de lo demás:

“El desafío central a la prosperidad y seguridad de EU, es el resurgimiento de la competencia estratégica de largo plazo en lo que la Estrategia de Seguridad Nacional clasifica como potencias revisionistas. Cada vez queda más claro que China y Rusia quieren forjar un mundo consistente con sus modelos autoritarios; ganar autoridad de veto sobre las decisiones económicas, diplomáticas y de seguridad de otras naciones.

“China está aprovechando su modernización militar, operaciones de influencia y una economía depredadora para obligar a los países vecinos a que reorganicen la región Indo-Pacífico a su manera. En la medida en que China continúe su ascenso económico y militar, haciendo valer su poder mediante una estrategia de largo plazo sobre todas las naciones, continuara adelante con su programa de modernización militar que busca la hegemonía regional en el Indo-Pacífico en el corto plazo y el desplazamiento de Estados Unidos para lograr en un futuro una preeminencia global...

“Actualmente, Rusia busca ejercer su autoridad de veto sobre naciones en su periferia en términos de sus decisiones gubernamentales, económicas, y diplomáticas, para destruir la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y cambiar a su favor las estructuras de seguridad y económicas europeas y en el Medio Oriente...

“China y Rusia están socavando ahora el orden internacional desde dentro del sistema, explotando sus beneficios a la vez que socavan simultáneamente sus principios y normas...”.