Operaciones militares de Turquía en Siria

24 de enero de 2018

24 de enero de 2018 — Las operaciones militares turcas en contra del pueblo de Afrin en el noroeste de Siria continuaron el lunes 22 por tercer día consecutivo. La operación turca está dirigida en contra de las Unidades de Protección del Pueblo Curdo (YPG) y las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) que ellos dominan, bajo el argumento de que están colaborando totalmente con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) que Turquía está combatiendo militarmente dentro de Turquía. Aparentemente, su objetivo es obligar el retiro del SDP y el YPG hasta el este del Eufrates. Los turcos le habían advertido a Estados Unidos, quienes están apoyando al SDF en su lucha en contra del EIIS, que si el SDF no se retira al este del Eufrates, como había sido el acuerda de los dos países en los dos últimos años, ellos atacarían.

“Turquía es un aliado de la OTAN. Es el único país de la OTAN que tiene una insurgencia activa dentro de sus fronteras. Y Turquía tiene legítimas preocupaciones de seguridad” le dijo el secretario de la Defensa de EU, James Mattis el 21 de enero a los reporteros en el avión con destino a Asia. Mattis dijo que el éxito global en contra del EIIS no había hecho desaparecer muchas de las preocupaciones de Turquía, por lo tanto es “fácil de entender” por qué Ankara está preocupada de que el conflicto se extienda más allá de las fronteras sirias. “Turquía es franca” le dijo Mattis a los reporteros. “Nos advirtieron antes de lanzar sus ataques aéreos que lo iban a hacer. Estábamos muy alertas de esto. Nuestros oficiales del nivel más alto están involucrados y estamos trabajando sobre esto” dijo.

A pesar de las declaraciones públicas en sentido contrario, la Operación Rama de Olivo de Turquía tiene un reconocimiento de facto, tanto de Rusia como de Estados Unidos, dijo el Jefe de Redacción del Hurriyet Daily News, Murat Yetkin. Yetkin dijo que el líder del SDF declaró el 20 de enero que Estados Unidos, Rusia y Turquía eran igualmente responsables por los ataques en su contra. Mural Karayilan, actual líder del PKK, destacó que Rusia le ha permitido a Turquía usar el espacio aéreo que ellos controlan. Y el primer ministro turco, Binali Yildirim le dijo a los periodistas que “no tenemos problemas de espacio aéreo actualmente... Hay una coordinación 24-7 en relación al espacio. Estamos trabajando para eliminar las preocupaciones de Irán y Rusia no tiene objeciones”.

La OTAN anunció el 21 de enero que “cada país tiene el derecho a la autodefensa”, una respuesta que posiblemente cuenta con el consentimiento estadounidense. En el mismo informe a la prensa, Yildirim dijo que “la operación se llevó a cabo después de hacer contacto con el régimen sirio a través de Rusia”. El Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Cavusoglu, dijo que se le entregó una nota oficial por escrito al Consulado Sirio en Estambul antes de la operación, en donde se decía que Turquía no tenía ninguna intención en contra de la integridad territorial de Siria y el objetivo eran solo “elementos terroristas”.

En Moscú, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov dijo el 22 de enero que “Turquía reaccionó debido a la cooperación de Washington con el SDF, que Ankara considera un grupo terrorista. O es un malentendido de toda la situación o es una provocación deliberada. Ya hemos llamado la atención al hecho de que Estados Unidos se han embarcado en la creación de autoridades alternativas en grandes partes del territorio sirio” dijo Lavrov. “Los curdos tienen que jugar un papel en el proceso político sirio, pero ese papel tiene que funcionar sobre una plataforma común: todos los miembros de los asentamientos políticos sirios tienen que respetar la soberanía e integridad territorial de Siria”.