Wang Yi en el Foro China-Celac: La cooperación en la Franja y la Ruta es “la llave dorada que abre un futuro más brillante para ambas partes”

26 de enero de 2018

26 de enero de 2018 — En su discurso de apertura a la Segunda Cumbre Ministerial del foro China-Celac, que se llevó a cabo en Santiago de Chile el lunes 22 de enero, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, planteó una perspectiva apasionante para el futuro de las relaciones entre estas dos regiones del mundo, China y las naciones de América Latina y el Caribe, agrupadas en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). China quiere compartir con la región los logros alcanzados hasta ahora entre los países que participan en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que “es una plataforma de cooperación internacional abierta, transparente e inclusiva, y recibimos con los brazos abiertos a todos los países que se identifiquen con el espíritu de la Ruta de la Seda”. [Énfasis nuestro].

El texto completo del discurso se puede encontrar en el sitio electrónico del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, fmprc.gov.cn/esp/zxxx/t1528695.shtml,

y se titula “De la mano en la Nueva Era Salvando el Océano”. Entre otras cosas, sintetiza los puntos esenciales del Plan de Acción 2019-2021, cuyo texto en español no está disponible todavía.

Wan Yi pone de relieve en su discurso “la disposición de China de compartir los dividendos del desarrollo con todos los países y alcanzar la prosperidad compartida con el mundo en desarrollo, siguiendo invariablemente su camino de desarrollo pacífico”. En este sentido, “el nuevo consenso acordado entre China y esta región respecto a la construcción conjunta de la Franja y la Ruta y la declaración especial que emitiremos hoy, inyectará una nueva fuerza motriz y abrirá nuevas perspectivas a la Asociación de Cooperación Integral de China, Latinoamérica y el Caribe”.

La meta de la diplomacia china, explicó, consiste en “trabajar junto con todos los países para construir un nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo, la equidad, la justicia, la cooperación y el ganar-ganar, y una comunidad de destino de la humanidad”. En consecuencia, “esta iniciativa de la construcción conjunta de la Franja y la Ruta, es un producto público que ofrece China al mundo. Se enfoca en la cooperación económica internacional en vez de la disputa geopolítica, y sigue la deliberación en común, la construcción conjunta y el disfrute en común y no el juego de la suma cero. La deliberación en común significa la igualdad entre todos los Estados, grandes o pequeños y compartir los beneficios mediante consultas entre todos”. [Énfasis nuestro].

Wang desarrolló cinco áreas que serán la base de la cooperación entre China y la Celac, siempre poniendo de relieve que la cooperación en la Franja y la Ruta “será ‘la llave dorada’ para abrir un futuro brillante para ambas partes”. La cooperación de China con la Celac, explicó, “es como un árbol frutal: si encauzamos una fuente cristalina para su irrigación cuidadosa, la cooperación en conjunto y la cooperación bilateral serán más frondosas y darán más frutos”. Las cinco áreas comprenden lo siguiente:

1) Construir una red de transporte terrestre y marítimo, en donde China “apoya a la región en la construcción de los corredores clave con el Ferrocarril y el Túnel Bioceánicos, para abrir más rutas marítimas y vuelos directos y para elevar la densidad y la capacidad de la red interconectada entre China y la región. Estamos dispuestos a firmar más documentos de cooperación en el marco de la Franja y la Ruta con los países de la región para promover un pronto arranque y resultados en más proyectos”.

2) Fomentar un gran mercado abierto y mutuamente beneficioso.

3) “Forjar una gran industria independiente y avanzada... para superar el cuello de botella de la región... China tiene las condiciones y capacidades para proporcionar equipos, tecnologías, capitales y capacitación que la región necesita”, para desarrollar una industria eficiente e independiente. De esta manera se podrá “acelerar la cooperación en la capacidad productiva..., desplegar la fuerza mancomunada entre empresa, sociedad y gobierno, ampliar los tres canales de financiamiento de fondo, crédito y seguro”, para lo cual se puede contemplar “el establecimiento de consorcios de instituciones financieras de desarrollo entre China y la Celac, y construir más parques industriales y zonas económicas especiales”.

4) “Aprovechar la oportunidad del desarrollo propulsado por la innovación. China espera acoplar con la región su plan de acción de cooperación en ciencia, tecnología e innovación de la Franja y la Ruta y construir la Ruta de la Seda online y digital China-LAC. China y la región pueden potenciar la cooperación aeroespacial, en nuevas energías, inteligencia artificial, big data, Internet y biomedicina, entre otras nuevas áreas y capacitar a más talentos de la región mediante los programas de asociación científica e intercambio entre científicos jóvenes de China, Latinoamérica y el Caribe”.

5) “Llevar a cabo un gran intercambio sobre la base de igualdad y confianza mutua... China está dispuesta a fortalecer el intercambio de experiencias en administración y gobernación, ampliar los intercambios entre partidos políticos, entes locales, prensa, think tanks y en cultura y juventud, instalar recíprocamente más centros culturales y abrir más Institutos Confucio, profundizando nuestro conocimiento mutuo y la amistad”.

En conclusión, dijo Wang, “el compromiso entre amigos íntimos nos invita a reunirnos salvando mil distancias. Esta reunión marca un nuevo punto de partida y la Franja y la Ruta nos ofrece una flamante oportunidad para recibir de la mano, salvando el inmenso océano, una nueva era resplandeciente de nuestras relaciones”.