Max Blumenthal: EUA arma al nazi Batallón Azov, en Ucrania

27 de enero de 2018

27 de enero de 2018 — El periodista investigador Max Blumenthal tiene un extenso artículo que fue publicado en The Real News Network (therealnews.com) y colocado en el sitio electrónico del American Committee for East-West Accord (Comité Americano por un Acuerdo Este-Oeste), donde informa que Estados Unidos está armando al nazi Batallón Azov, y que esto sucede desde el gobierno de Obama.

Dice que comenzó en octubre de 2016, “cuando la compañía AirTronic, con sede en Texas, anunció un contrato para transportar $5.5 millones de dólares en lanzagranadas propulsadas con cohetes PSRL-1, para un cliente militar de un país europeo aliado. En junio del 2017, en el sitio electrónico del Batallón Azov aparecieron fotos mostrando a sus combatientes probando los lanzagranadas con cohetes PSRL-1 en el terreno”. Luego en noviembre de 2017, “un equipo de inspección del ejército de Estados Unidos visitó al Batallón Azov en el frente de batalla de la guerra civil ucraniana, para hablar sobre la logística y la profundización de la cooperación. Imágenes de este encuentro muestran oficiales del ejército estadounidense analizando mapas con sus homólogos ucranianos, compartiendo amistosamente con ellos e ignorando los símbolos nazis Wolfsangel que estos llevan en las mangas de sus camisas”. Los wolfsangel eran los símbolos que se colocaba en parches el partido nazi y luego varias unidades militares nazis.

El Batallón Azov, que fue incorporado oficialmente a la Guardia Nacional Ucraniana, está reclutando entre las organizaciones derechistas de toda Europa, señala Blumenthal. “A los combatientes extranjeros se les promete un entrenamiento con armas pesadas, incluso con tanques, en los campos ucranianos que están repletos de compañeros de viaje fascistas”.

El director ejecutivo de AirTronic, Richard Vandiver, dijo en una entrevista con VOA (Voz de América, la agencia noticiosa del gobierno de EU) en diciembre del 2017, que la venta de lanzagranadas fue autorizada por medio de una “coordinación muy estrecha con la embajada de Estados Unidos, con el Departamento de Estado de EU, con el Pentágono de EU y con el gobierno de Ucrania”, explica el artículo.

La Ley de Partidas para la Defensa de la Cámara de Representantes que se adoptó en septiembre de 2017, señala Blumenthal, incluye una disposición que garantiza que “ninguno de los fondos que esta Ley haga disponibles se pueden utilizar para dar armas, entrenar, o dar asistencia al Batallón Azov”. Sin embargo, señala Blumenthal, “la disposición todavía tiene que ser autorizada. En el 2015, la presión del Pentágono llevó al Congreso a retirar una restricción similar, y quedan dudas todavía si se va a implementar siquiera”.

El artículo hace un resumen de la historia del apoyo de la CIA a los nazis después de la Segunda Guerra Mundial, como por ejemplo el haber reclutado a Mykola Lebed, un líder de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (ONU) entrenado por la Gestapo. Luego se refiere a la plaza Maidan:

“La relación volvió al mismo sitio luego de que el Presidente Viktor Yanukovych, corrupto pero electo democráticamente, fuera derrocado en el 2014 con un golpe de Estado conocido como Euro-Maidan. El Batallón Azov salió de las filas de los matones callejeros neofascistas que combatían contra la policía antimotines en la Plaza Maidan de Kiev, para combatir a los separatistas prorrusos en el este del país. Andriy Biletsky, comandante de la milicia, se había ganado su jerarquía desde que era líder del grupo fascista Patriotas de Ucrania”, señala el artículo. “Andriy Parubiy, el veterano fascista fundador del Partido Nacional Socialista, fue elevado al rol de presidente del Parlamento de Kiev, en tanto Vadym Troyan, líder de la organización neonazi de Biletsky, Patriotas de Ucrania, quien fungió como subcomandante del Batallón Azov, fue designado jefe de la policía de la provincia de Kiev”, agrega Blumenthal.

“Por todo Ucrania”, escribe Blumenthal, “se celebra a colaboradores nazis como Stepan Bandera con conmemoraciones y manifestaciones proclamándolos héroes nacionales... En mayo del año pasado, los partidarios del Batallón Azov realizaron una manifestación con antorchas en Lviv, en honor al general Roman Shukhevych, difunto comandante del Ejército Insurgente Ucraniano (EIU), milicia insurgente que ayudó a masacrar a miles de judíos en Lviv”.