Grassley aprieta la soga en torno a Steele y los británicos

29 de enero de 2018

29 de enero de 2018 — Los senadores Chuck Grassley (republicano por Iowa) y Lindsey Graham (republicano por Carolina del Sur) le enviaron una carta a cuatro altos funcionarios de la campaña de Hillary Clinton y del Comité Nacional Demócrata (CND) y al menos a uno de los actuales dirigentes del CND, fechada el 25 de enero. La carta tiene 12 preguntas diseñadas cuidadosamente, centradas en lo que los individuos conocían sobre Christopher Steele o si colaboraron con él, y en las comunicaciones o distribuciones del expediente Steele, ya sea de ellos o de otras personas. Los cuatro individuos son John Podesta, ex director de la campaña Hillary for America; Joel Benenson, quien trabajó en las campañas 2008 y 2012 de Obama y principal estratega de la campaña de Clinton en el 2016; y las ex presidentes del CND Donna Brasile y Debbie Wasserman Schultz. El actual presidente del CND Tom Perez, también recibió la carta. El plazo límite para que los individuos respondan a las preguntas quedó fechado para el 8 de febrero.

De manera muy deliberada, Grassley se está enfocando sobre Steele y otros operativos británicos, y se está moviendo para desmantelar la operación del Rusiagate.

Grassley y Graham afirman en la carta del 25 de enero que buscan determinar “hasta qué punto pudo haber dependido el FBI de la información transmitida por el señor Steele para solicitar una autorización judicial [del tribunal FISA] para vigilar individuos asociados con el señor Trump”.

Entre las preguntas e investigaciones penetrantes que presentan Graham y Grassley están:

“1.- Antes del artículo en el Washington Post de octubre del 2017, ¿sabías tú o cualquier otra persona en Hillary for America, sobre las iniciativas del señor Steele a nombre de la campaña de Clinton para compilar y distribuir alegatos sobre el señor Trump y el gobierno ruso?...

“2.- ¿Recibiste tú o alguien más en Hillary for America copias de cualquier memorando que contuviera el expediente del señor Steele antes de su publicación en BuzzFeed en enero del 2017?...

“4.- ¿Recibiste tú o alguien más en Hillary for America cualquier otro memorando escrito o reenviado por el señor Steele en relación al señor Trump y sus asociados que no se hubieran publicado como parte del expediente BuzzFeed?...

“5.- ¿Distribuiste tú o alguien más en Hillary for America, fuera de la organización, cualquiera de los memorando del expediente, información sobre lo que contenía u otra información obtenida por el señor Steele?...

“10.- ¿Sabías tú o alguien más en Hillary for America sobre los contactos del señor Steele con el FBI y otras agencias del gobierno, antes de las elecciones del 2016?...

Con estas preguntas, se agregan instrucciones de entregar nombres y fechas de los individuos a los que se les aplicaran las preguntas y “por favor proporcione todos los documentos relacionados”.

La pregunta final instruye a los recipientes a proporcionar todas las comunicaciones intercambiadas entre un grupo de 40 individuos nombrados. Entre los nombres en la lista están John Brennan, Andrew McCabe, Peter Strzok, Bruce Ohr, Fusion GPS y James Baker. También está en la lista Victoria Nuland, ex Secretaria de Estado Asistente para Asuntos de Europa y Eurasia. Nuland utilizó memorandos de “inteligencia” de Christopher Steele suficientes para llenar un barco, entre otras fuentes, para planear el golpe de Estado en Ucrania de febrero del 2014, que llevo al poder a los nazis de Bandera.

Finalmente y de manera significativa, Grassley pone en la lista un grupo de compañías e individuos británicos; incluyendo la unidad de inteligencia privada de Steele, Orbis Business International, Walsingham Partners Limited (compañía sucesora de Orbis), al mismo Christopher Steele, al socio de Steele, Christopher Burrows y sir Andrew Wood. Wood fungió como embajador británico en Rusia (1995-2000), le entregó el expediente Steele al senador John McCain, y defendió tenazmente a Steele en los medios, después de que se hizo público el expediente.

El 6 de enero, Grassley refirió a Steele al Departamento de Justicia de EU para una posible investigación penal.

En la carta del 25 de enero, Grassley afirma que se propone determinar “los motivos del señor Steele, sus clientes y sus fuentes”. Si le da seguimiento a esto, lo va a llevar a la cabeza del imperio británico.